Últimos temas
» Conditions of Existence—Nirvana
Vie Jun 17, 2016 10:35 pm por Invitado

» Cheap Thrills ▲ SB.
Miér Jun 15, 2016 11:10 pm por Invitado

» Do or die ▬ Dolph
Miér Jun 15, 2016 1:21 am por Invitado

» Hurricane ♦ Privado
Mar Jun 14, 2016 1:59 am por Invitado

» Give me an information #Robin
Mar Jun 14, 2016 1:58 am por Invitado

» Dance little liar ▲ Jax.
Lun Jun 13, 2016 11:18 pm por Fleure S. Cartier

» The Silence ▲ Privado.
Lun Jun 13, 2016 11:04 pm por Fleure S. Cartier

» The devil wears Prada ♦ Privado
Lun Jun 13, 2016 10:46 pm por Fleure S. Cartier

» love birds—priv.
Sáb Jun 11, 2016 5:33 pm por Invitado

» The moment has come ||Andrew
Vie Jun 10, 2016 1:49 am por Invitado


The moment has come ||Andrew

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 23, 2016 1:57 am

The time has come.

Casa Black · 25|04 · 10:30am


Las cosas sucedían en un abrir y cerrar de ojos, sin ni siquiera pretextos o razones para ellas, siempre lo había sabido pero jamás lo había vivido de la forma que lo había hecho últimamente, era como si todo pasara justo ahora, sin dejarme disfrutar de esa gran felicidad de mi pronto matrimonio, era como si la vida hubiera estado golpeándome continuamente para darme mis últimos momentos de infelicidad antes de que la felicidad máxima llegara a mi vida, pero no me gustaba, ya estaba mucho mejor después de semanas de cuidados, pero los recuerdos no se iban, mucho menos los recuerdos de aquellas estúpidas chicas que me habían hecho sufrir de esa forma, tal vez no solía ser siempre una persona rencorosa o con odio, pero cuando algo me hacía enojar o lastimaba lo que más quería, incluida a mí misma, se desataba esa parte que no mostraba nunca, aquellos pocos momentos frente a aquellas muertes me dejo como experiencia que no tenía que estar indefensa nunca más, y estaba totalmente dispuesta a no estarlo, no solo por mí, si no también por las personas que más amaba en la vida, cualquiera podrían correr el peligro que yo había corrido en aquellas dos ocasiones, y no estaba dispuesta a que les pasara nada.

A pesar de que ya estaba mucho mejor, el doctor le había dicho a Vincent que debía seguir descansando por un poco más de tiempo, instrucción que había tomado al pie de la letra, siempre era un prometido cuidadoso, atento, consentidor, pero ahora se estaba superando a sí mismo, ni siquiera de la cama me dejaba salir, puesto a que el restaurant era de nosotros podíamos tomarnos todo el tiempo libre que quisiéramos, y el terco de mi chico pidió permiso en su trabajo también, así que aquí lo tenía a mi lado todo el día entreteniéndome y haciéndome compañía, no podía quejarme de eso, tenerlo todo el día y todos los días era el mejor regalo de todos, pero ya estaba enfadada de la cama. Intente convencerlo de que lo acompañara al súper para traer cosas a la casa, pero al parecer era imposible que cediera, así que después de un buen rato de despedida se fue y me quede sola por un rato.

Lo primero que hice al escuchar sonar aquella puerta por donde el salió fue levantarme de la cama y caminar por toda la cosa, si seguía descansando tan exageradamente mis piernas ya no me funcionarían, mientras caminaba por la planta baja escuche que la puerta sonaba, mi primera idea era subir y hacer como si no me hubiera levantado, pero entonces recordé que mi prometido tenia llave así que era imposible que fuese el, me acerque con cuidado a la puerta, -¿Quién es?-Pregunte mirando por el agujero de la puerta, que abrí con rapidez de un jalón al saber de quien se trataba, -Tu..... pero que haces aquí?-Pregunte sorprendida, ahí estaba el, castaño ojiazul y muy alto, aquel chico con el que había tenido la conversación mas lastimarte en todo lo que llevaba viviendo en NY, pero aquí estaba, frente a mí, en mi casa, había venido a buscarme, algo contradictorio después de todo lo que me había dicho, -No se supone que no querías que te viera, buscara, que supiera nada absolutamente de ti ni tú de mí?-Pregunte, sin ni siquiera dejarlo entrar, era mi hermano, uno de esos chicos que había buscado toda mi vida, pero que no encontraba porque ellos siempre habían huido de la mía, corriéndome de su lado cuando al fin lo había encontrado.

©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 27, 2016 11:04 pm

The time has come

Casa Black • 25/04 • 10:30 a. m.

No me gustaba arrepentirme de las cosas que hacía o decía, era de lo peor. Había jurado que por el bien de todos mis hermanos o más bien la única que me quedaba hasta ahora, no me mantendría en contacto con ella. E incluso llegué a decirle que se alejara de mí, no quería que me buscara ni siquiera que pensara en mí por más exagerado que sonara, y esto me dolía un poco porque a pesar de todo esto, aun quería estar cerca de ella, ya que era mi familia, y todo este tiempo que hemos estado separados me había hecho extrañarla demasiado.  Tal vez era que estaba enloqueciendo, pero cada vez que salía por la calle siempre sentía a alguien persiguiéndome y no me dejaba en paz, quería alejarme pero esa sensación extraña nunca se iba. Lo que pensaba era que finalmente aquellos tipos de hace mucho tiempo estaban detrás de mí y no pude pensar en que habían hallado a Jeanette. Me sentía vigilado mucho tiempo y era desesperante el no saber quién era.  Ya era tiempo de volver reencontrarme con Jeanette, esto no sería tan fácil pues yo mismo me había encargado de que terminara casi odiándome por mis palabras.

Esto sería complicado y no podía negar que esto fuera por mi culpa, estaba decidido a llegar lo más pronto posible hasta su casa, y esto se plasmaba en los pasos firmes que daba en el asfalto duro y caliente, por el sol que estaba de lo más fuerte considerando el hecho de que aun era de mañana. Caminaba de una forma recta y sin emoción alguna en mi rostro, tratando de ignorar con esto, esos malditos susurros que trataba de no darle tanta importancia pero aun así era imposible ignorar que me causara internamente una sensación un tanto extraña. Temía que me estuviera volviendo loco por esto y era por lo que no se lo decía a nadie, aunque también necesitaba hablarlo porque si no, explotaría por dentro.

Ya conocía su casa, no es como si la visitara ya que lo que menos deseaba era tener relación alguna con ella, por más que lo deseaba hacerlo, era por su bien. Con esto pensaba que le hacía un bien, pero en cuanto me enteré que ella había sido secuestrada tan solo me sentí el peor hermano que pudiera haber, me sentía culpable por lo que le había sucedido. Muy seguido estaba al pendiente de lo que hacía, no como una especie de acosador  ya que simplemente pasaba de vez en cuando con ella de una manera tan sutil que no se daba cuenta, pero durante estos días por estar con mis cosas de locos le perdí la vista. Ahora solo me importaba tener más información sobre eso y conocer si realmente eran los mismos tipos. Minutos después de que toqué la puerta un par de veces, la chica la abrió y al igual que ella me sentía tonto al decir una cosas y hacer otra -  Si… yo – sabía que no era una buena forma de saludarla  - Exacto, eso había dicho… pero me temo que haré una excepción…necesito hablar contigo, es importante – dije y sin esperar a que me dejara entrar me deslicé por la puerta hasta que estuve dentro. Observé un poco aquel lugar tampoco es que me hubiera metido hasta su recamará, tan solo había cruzado la puerta, no quería quedarme fuera como si fuese un extraño, pero por el tiempo sin vernos casi lo era – me enteré que estuviste secuestrada – solté sin rodeos, no estaba bien que fuera directamente hacia aquello y tampoco tenía porque arrepentirme, solo lo hacía porque me preocupaba y necesitaba respuestas. Me quedé viéndola a los ojos, esperando a que replicara.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Jun 10, 2016 1:49 am

The time has come.

Casa Black · 25|04 · 10:30am


Apenas habían pasado pocos días desde que el doctor había permitido que saliera del hospital, no había pasado nada grave después de aquellos golpes proporcionados durante el secuestro pero habíamos descubierto algo en medio de todo lo malo sucedido en esos días, no solo fui yo la que estaba en peligro durante ese evento, había una pequeña personita creciendo dentro de mí que también pudo haber salido lastimado, pero por suerte eso no había pasado y ahora aquí estaba, guardando reposo para que nuestro pequeño nuevo miembro de la familia Black llegara en un futuro totalmente bien, tenía que admitir que me sentía bastante asustada de que al final todo lo que me paso en estas semanas fuera a repercutir en el avance de mi embarazo, ya que después del secuestro había durado más de dos días sin despertar, pero tenía que confiar en el medico, si él había dicho que todo estaba bien con él bebe le creería él era experto en todo esto así que me tome con calma lo pasado y ahora solo me preocupaba por cuidarme para que los dos estuviéramos muy bien, y si eso no era suficiente su padre se encargaba de cuidarnos extremadamente también. Amaba los cuidados de estos últimos días, el estar solo descansando había sido estupendo al principio pero ahora solo podía pensar en caminar aunque sea un poco dentro de la casa, tenía que movilizarme, un poco de movimiento no nos haría nada de daño, mi chico exageraba mucho con esas cosas y sabía que era porque estaba preocupado, pero ahora que se había ido por unas horas tenía que aprovechar para estirar un poco las piernas.

Lo que menos pensé encontrar fuera de la puerta era a mi hermano, que rayos hacia aquí, era una muy buena pregunta que estaba a punto de responder, no pude evitar ser demasiado brusca con él, pero después de todo lo que me había dicho la última vez que lo vi se merecía que le hablara de esa forma, -¿Ahora si es importante? Y cuando yo quería hablar contigo no te importo que lo fuera-Dije molesta, solo haciéndome a un lado para que no chocara conmigo al entrar por la puerta como si lo hubiera dejado hacerlo, -Si claro, obvio puedes pasar-El sarcasmo resonaba en mis palabras, cerré la puerta y lo seguí al interior, deteniéndome frente a él con los brazos cruzados sobre mi abdomen, viéndolo a los ojos al tiempo que él veía los míos,  esperando a que explicara sus razones de estar aquí, pero cuando escuche sus palabras algo se encogió en mi interior, los recuerdos de aquella horrible experiencia volvieron a mi mente haciendo que agachara la mirada y una especie de puchero se formara en mi rostro, suspire y borre todo ese rastro de sentimiento antes de hablar, -¿Quién te ha dicho eso?-Pregunte a mi hermano, mirándolo con curiosidad, suspirando de nuevo, -Esta bien te contare…. No sé qué te hizo cambiar ese odio hacia mí por preocupación… o bueno tal vez solo quieras saberlo porque si y no porque te preocupe.-Respondí negando con la cabeza, sintiendo un nudo en la garganta, lo había buscado tanto tiempo y cuando por fin lo había encontrado había hecho que me doliera demasiado su rechazo, aun no podía superar eso que sentí ese día, razón por la cual seguía sin entender por qué le importaba lo que me había pasado, - Si, si estuve secuestrada, me golpearon y me encerraron por unos días hasta que mi futuro esposo me salvo… listo, ¿Por qué te importa? Si ni siquiera te importo yo-Camine dentro del lugar hacia la cocina dejándolo en la sala, tome un vaso de agua y lleve uno para él, -Esto o quieres algo más?-Pregunte, justo cuando me acercaba a la sala de nuevo sentí un leve mareo, por suerte el sofá estaba a mi lado así que me sostuve de él, respirando con tranquilidad para que se me pasara, y di la vuelta para sentarme en él, -Estoy bien-No sabía ni siquiera si él lo había visto por qué mis ojos estaban cerrados para no mirar borroso, pero por si acaso no quería que pensara que algo estaba mal, aunque bueno dudaba que le importara mucho eso.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.