Últimos temas
» Conditions of Existence—Nirvana
Vie Jun 17, 2016 10:35 pm por Invitado

» Cheap Thrills ▲ SB.
Miér Jun 15, 2016 11:10 pm por Invitado

» Do or die ▬ Dolph
Miér Jun 15, 2016 1:21 am por Invitado

» Hurricane ♦ Privado
Mar Jun 14, 2016 1:59 am por Invitado

» Give me an information #Robin
Mar Jun 14, 2016 1:58 am por Invitado

» Dance little liar ▲ Jax.
Lun Jun 13, 2016 11:18 pm por Fleure S. Cartier

» The Silence ▲ Privado.
Lun Jun 13, 2016 11:04 pm por Fleure S. Cartier

» The devil wears Prada ♦ Privado
Lun Jun 13, 2016 10:46 pm por Fleure S. Cartier

» love birds—priv.
Sáb Jun 11, 2016 5:33 pm por Invitado

» The moment has come ||Andrew
Vie Jun 10, 2016 1:49 am por Invitado


Do or die ▬ Dolph

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 22, 2016 1:21 am
Do or Die
La voz de Linda Perry y de un millar de personas, se hacía cada vez más notoria al acercarse a la esquina del edificio a donde quería llegar. Sus Converse color blanco resaltaban por encima del atuendo negro que decidió usar ese día, además de ser la manera más cómoda de llegar rápido y de caminarse todas esas cuadras que separaban su casa del hotel al que se había prometido que llegaría a tiempo. Necesitaba conseguirse uno de los mejores lugares mientras más adelante mejor.

Días atrás, se enteró sobre una convención que las hermanas Wachowskis estaban organizando para los fans de Sense8, a través de una página de internet y no podía perdérsela. Antes de engancharse en la serie de Netflix, lo único que veía en su televisor de 50 pulgadas, era la trilogía del Chicago Universe que Dick Wolf había creado para la NBC hasta descubrir lo realístico que se veían los Sensates en formato 4K. Antes de doblar en la esquina, Nirvana se detuvo frente a una tienda de espejos y de su bolso sacó una tiza para el cabello en color azul, y se agarró algunos mechones para coloreárselos. Se arregló los mechones de color y guardó la tiza, tomándose una fotografía con su móvil para compartirla en su Snapchat. No se parecía a Riley Blue pero ella feliz por hacerle un homenaje a su personaje favorito. Satisfecha con el resultado de la tiza, retomó sus pasos y al doblar la esquina, miró la multitud de gente que se aglomeraba en la entrada, ansiosa por entrar. Supo ser escurridiza al aprovechar la distracción de las personas y se coló casi al inicio de la fila, fingiendo haber estado ahí todo el tiempo.

Una vez que avisaron que se podía ingresar al salón, todo pasó de ser ansiedad a locura desenfrenada en cuestión de segundos. Fue un milagro que saliera ilesa de la estampida que se formó, todos se empujaron queriendo pasar, lo único que les hizo falta era pasarle por encima a quien sea que hayan tirado en el suelo. Pobre tipo, pensó cuando lo miró y se detuvo para ayudarlo a ponerse de pie, y llevarlo hasta su silla para después ubicar la suya propia. Tuvo que esperar la media hora más larga de su vida para que finalmente dieran comienzo.

"What's Up?" sonaba de fondo, iniciando oficialmente la convención. Se escuchaban aplausos, gritos y exclamaciones de afecto, cuando Lilly y Lana aparecieron saludando. Podía jurar que la chica que estaba junto a ella, se iba a desmayar de la emoción, ya que hasta lágrimas en los ojos tenía. Lo mínimo que podía ocurrirle a Nirvana era perder la voz de lo mucho que gritaría, en caso de que el cast fuese aparecer de sorpresa, en especial Brian. Era su versión de un cinnamon roll.

El evento fluía según el itinerario que recibió a la entrada, tachando con un bolígrafo azul, los temas que ya habían discutido pero siempre había algo que la inquietaba, cuando las cosas parecían más tranquilas de lo común. Se olvidó de la conversación por un momento y puso atento su oído, tratando de escuchar algo que no fuese la voz de Lana o Lilly pero no escuchó nada. Hasta unos segundos después cuando escuchó un ruido muy parecido a un disparo que provenía detrás de las puertas y antes de que un asistente se acercara a la puerta para asomarse, una bomba de gas detonó dentro del salón. Fue en cuestión de segundos, cuando todo se volvió negro y cubierto de humo.  
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 11, 2016 3:12 pm

Do or Die

Desde un rincón observaba como se desarrollaba aquel evento, sin quitarle la vista de encima a la castaña sentada en el tercer asiento de la segunda fila de la derecha del pasillo. Guardaba distancias porque así lo había pedido ella y porque para él era un mejor ángulo por donde delimitar todo el perímetro. Le satisfacía que no le hubiera pedido que se quedara a su lado, aquel tipo de eventos no era de su mayor agrado, aunque para ser sinceros no tenía nada en contra de esa serie televisiva, por el contrario, le gustaba pero no como para asistir al evento o para demostrarlo en público, a fin de cuentas era parte de su vida privada, y así debía de permanecer.

¿Porque había aceptado aquel trabajo que otro miembro de su agencia podía llevar a cabo o que simplemente podría haber rechazado, siendo que se podía dar esos lujos? Porque sabía que en ese tipo de lugares se reunía demasiada gente y allí podría buscar nuevos Hors, tanto para unirse a él como para que sirvan de señuelo en sus experimentos, los propios y ajenos. No solía dejar pasar oportunidades, esta no era una excepción.  

Todo marchaba bien, o al meso eso era lo que parecía en el recinto. Un estruendo lo alertó sacando su arme del bolsillo interno de su chaqueta y agudizó el oído. Se escuchaban voces del otro lado del salón y un nuevo estruendo. El humo se conglomeraba rápidamente dejando todo oscuro -Kristen!- gritó corriendo hacia el lugar en donde se encontraba la joven, que a su parecer estaba entrando en pánico. La tomó del brazo, pero la muchacha por el susto comenzó a gritar y mover los brazos como intentando soltarse -Kristen, contrólate!- le exigió. El humo ya ocupaba la mayor parte del salón y si no salían rápidamente también los cegaría a ellos.

Solo pudo hacer unos pasos, nuevos sonidos de disparos se escucharon en el lugar -Al suelo!- gritó tomando de la cintura a una rubia de entre el público que estaba de pie, quizás en shock, quizás asustada, quien sabe. Schulz no se quedaría esperando su reacción. Ahora los tres estaban en el suelo, la castaña se había desmayado de la impresión, el alemán sabía que eso pasaría, le sucedía cada vez que enfrentaba emociones fuertes -¿Estás bien?- le preguntó a la rubia, preocupado por la manera en que la había sujetado -Intenta respirar lo menos posible, saldremos de aquí cuanto antes. ¿Cuál es tu nombre?- ¿Porque ella de entre todos los presentes? Llamenlo corazonada, instinto, presagio.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 11, 2016 9:01 pm
Do or Die
Sus oídos le dolían. De alguna manera el estruendo de la bomba, afectó sus tímpanos, produciéndole un intenso zumbido que apenas y le hacía pensar claro. Consiente estaba de lo que estaba ocurriendo en el interior de aquel salón, bajo otras circunstancias se hubiese echado a gritar mientras corría por el lugar, buscando una puerta de salida pero esta vez no, se quedó de tiempo junto a la silla que estaba ocupado y cubrió sus orejas. Quiso hacerse la fuerte y permaneció así, de pie e inmóvil, siendo testigo de lo que estaba aconteciendo; la gente gritaba, unos lloraban del susto mientras que otros se arrastraban por el suelo buscando como salir. Sus ojos, por otra parte, le decían lo contrario. Querrían cerrarse y no ver nada además de que el humo hacía que le ardiera la vista, ocasionando que le nublara la vista a medias. No comprendía porque alguien haría un acto de índole terrorista contra un grupo de personas que lo único que salió hacer, fue participar en una sana convención de fanáticos.

Lo que pasó después no se lo esperaba. De alguna manera acabó en el suelo boca abajo y con una mano extraña en su cintura, ponerse histérica hubiese sido su reacción inicial pero se sintió agradecida de que alguien hizo lo que ella no pudo en el momento. —Sí, estoy bien.— Contestó murmurando, desatándose en un ataque de tos, cubriéndose la boca. —Nirvana.— Dijo su nombre y le volteó a ver, mirándole a los ojos brevemente para luego ver a la castaña que estaba desmayada. —¿Estará bien?
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Jun 14, 2016 4:08 am
Do or Die
De pronto comprendió porque él mismo había aceptado aquel trabajo aunque le pareciera un tanto absurdo, no lo iba a llamar casualidad ni destino, tal vez podría usar la palabra instinto, aunque tampoco podría asegurarlo. Solo sabía a ciencia cierta que estaba en aquel lugar intentando sacar a la hija de un ministro importante y a una joven que no sabía ni que existía y apenas preguntaba su nombre. No quería hablar ni hacerle hablar demasiado para que no aspiraran el humo aquel pero algunas palabras debían de cruzar. Asintió, aliviado de que estuviera bien -Y yo, Schulz- no había tiempo para muchas formalidades. Giró para ver a su acompañante -Si, solo necesita aire puro- .

Dejó en el suelo a Kristen, buscando su móvil. Tecleó varias veces, le hubiera resultado más fácil llamar pero no quería tener que respirar demasiado por no conservar oxígeno en sus pulmones. -¿Puedes ponerte de pie y caminar?- preguntó, aunque no se movería de su lado quería saber si tendría movilidad propia o debería de hacer dos viajes, la otra muchacha estaba desmayada y no había chances de que volviera en sí muy rápido. Se puso de pie con la mujer que tenía a su cargo, pero otro estruendo se hizo presente en el recinto -Mierda!- gritó a la vez que caía de espaldas para no dañarla. Le hizo señas a Nirvana para que la siguiera una vez que colocó a Kris en su espalda. Gateaba cuerpo a tierra como era costumbre en el ejército, al menos unos metros hasta quedar detrás de un biombo. Allí vería cómo proseguir y si Nirvana podía continuar. No podía quitar la vista de ella también.

El humo aún no se disipaba pero a lo lejos se escuchaban las bocinas de los bomberos y la policía. Alguien había dado aviso, alguno precavido que tuviera móvil a mano o que pudiera salir. Esperaba que el deceso en esta convención no fuese demasiado. A lo lejos algunas personas lograban hablar, otras tosían y aunque quisiera, el alemán no lograba ver con claridad. Aun tenía a la mujer en sus brazos, le daba pena -Tiene ataques de ansiedad y sin su medicina se desmaya sin mas- le comentó a la rubia, sin preocuarle si le interesaba o no -Tenemos que ir al hospital, Tu también, por si acaso- ya había hablado con uno de sus hombres para que se acercara al lugar, a él se le haría imposible conducir en esas condiciones.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Jun 15, 2016 1:21 am
Do or Die
El zumbido en sus oídos comenzó a disiparse aunque sus tímpanos todavía le dolían de la potencia del estruendo de la bomba. Apretó su nariz con su pulgar e índice y sopló lo más que pudo, haciendo que pequeñas popas de aire reventaran en el interior de sus oídos, solo para asegurarse de que aun podía escuchar. Los que no corrieron con la misma suerte que ella, podrían quedar sordos de un oído o tendrían que usar un implante coclear para no perder el sentido por completo. Sentía pena, lastima y otros sentimientos más por todos aquellos que estaban atrapados en el mismo salón. "¿Saldremos vivos de aquí?" quiso preguntarle al tipo que la "protegía" pero temía de que no supiera contestarle la pregunta. Es más, no quería hacerla y prefería pensar que encontrarían una salida hacia la calle. —Eso es lo que todos necesitamos.

Se acercó a la chica que aún se encontraba desmayada y la miró con intenciones de zarandearla o darle de cachetadas para hacerla despertar pero prefirió dejarla a como estaba, así estaría mejor. Llevó sus manos a su cuerpo, tanteándose en busca de una señal que le dijera que aun traía puesto su bolso y sintió el acolchado cuero negro de su Chanel. Metió su mano y sacó su móvil, escribiéndole un mensaje a Manu, haciéndole saber lo que estaba sucediendo. Tenía que hacérselo saber a alguien. —Sí y te ayudaré con ella.— Respondió, guardando el móvil y ofreció su ayuda para con la chica. Se levantó del suelo y antes de que se enderezara por completo, otra bomba explotó, haciéndola caer nuevamente al suelo. Gruño, agarrándose brevemente la cabeza, sintiendo un leve punzón pero lo dejó de lado para seguir las indicaciones que Schulz le había dado. Gateaba detrás de él, siguiendo el camino por el cual iba, mirando como habían dejado atrás las puertas del salón donde habían estado previamente además de los cuerpos de algunas personas, unas parecían estar desmayadas y otras yacían sin vidas, al haber recibido los disparos.

Por más que lo intentaba, gatear con los ojos abiertos se le hacía difícil, ya que el humo chocaba contra estos causando reacciones instantáneas. Su vista se nublaba, le lloraban y le ardían también, así que literalmente a ciegas le seguía. La única guía que tenía, eran las cadenas de las botas de la chica que se arrastraban contra el suelo, eran lo suficientemente pesadas como para hacer ruido. El cuello de su camiseta cubría su boca y nariz mientras hacía un gran esfuerzo por no respirar, quería llegar a la salida y respirar aire fresco. —Mal día para dejarlas en su casa.— Dijo mirando a una Kristen todavía desmayada. —Por mí no te preocupes, yo estoy bien.— Mintió. No quería preocuparle o ser una carga más para él, ella podría resolver por su cuenta el punzón que martillaba su cabeza.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.