Últimos temas
» Conditions of Existence—Nirvana
Vie Jun 17, 2016 10:35 pm por Invitado

» Cheap Thrills ▲ SB.
Miér Jun 15, 2016 11:10 pm por Invitado

» Do or die ▬ Dolph
Miér Jun 15, 2016 1:21 am por Invitado

» Hurricane ♦ Privado
Mar Jun 14, 2016 1:59 am por Invitado

» Give me an information #Robin
Mar Jun 14, 2016 1:58 am por Invitado

» Dance little liar ▲ Jax.
Lun Jun 13, 2016 11:18 pm por Fleure S. Cartier

» The Silence ▲ Privado.
Lun Jun 13, 2016 11:04 pm por Fleure S. Cartier

» The devil wears Prada ♦ Privado
Lun Jun 13, 2016 10:46 pm por Fleure S. Cartier

» love birds—priv.
Sáb Jun 11, 2016 5:33 pm por Invitado

» The moment has come ||Andrew
Vie Jun 10, 2016 1:49 am por Invitado


Not today, Satan―Rex

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 02, 2016 8:55 am

Not today, Satan

Estacionamiento subterráneo 5ta avenida · 2 May · 20:00 hrs

No lo soportaba. Podían gustarle muchas cosas de su nueva vida, como por ejemplo, los waffles de todas las mañanas, el que tenía su propio apartamento o el hecho que finalmente podía dedicarse a lo que realmente le gustaba. Pero aún con todo eso y más, creía estar al borde del colapso. No había bálsamo que sirviera en contra de los gritos de su editor, quien en un marcado acento francés le apresuraba por alcanzar las fechas limites aún cuando atentara contra sus ya pobres horas de sueño. Competitiva y testaruda, no se quedaba atrás a la hora de responder, restregándole en el rostro todas las veces que había alcanzado entregar un manuscrito contra viento y marea. Colocó un cigarrillo entre sus labios al salir del edificio en búsqueda de su auto. La acentuación del vicio que siempre había ocultado, venía de la mano con un nuevo logro: finalmente tenía licencia. Había alcanzado la meta de asfixiar la ansiedad y la pena un cigarro a la vez, aunque permanecía negada a discutir los alcances éticos de dicha situación, por más que le insistieran.

Con un bolso colgando de los hombros y tres carpetas en un brazo―las que iba cambiando de lugar a medida que exhalaba el humo―, se las arregló para llegar al pequeño auto gris. Era de segunda mano, compacto, a los días que se lo entregaron se le cayó  el parachoques y había arrancado los dos espejos laterales en un intento por estacionarse, sin embargo, ya le tenía estima a la máquina aquella. Afecto que se ponía a prueba todas las tardes como esas, en donde un auto insistía en estacionarse cuatro centímetros alejado de la puerta del piloto. La primera vez que sucedió fue la semana pasada, esperando casi dos horas para que el dueño se dignara en aparece, cosa que no ocurrió. Cortó por lo fácil y si bien la flexibilidad nunca había sido lo suyo, se contorsionó como pudo para entrar por la puerta del copiloto que colindaba contra una pared. Hoy, lo lógico era hacer lo mismo, pero le valió madres.

Sacó las llaves de su chaqueta, después de dejar la carpeta y el resto de cosas sobre el techo del auto. Con cuidado miró hacía todas las partes, evitando cámaras o miradas enjuiciadoras. El estacionamiento no eran más de dos filas, por lo que si no se movía rápido quien entrara la podría ver.

No esta vez, satanás. No esta vez―murmuró entre sonrisas maliciosas, disfrutando del sonido que hacía su llave contra la pintura de aquel carro pijo.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.