Últimos temas
» Conditions of Existence—Nirvana
Vie Jun 17, 2016 10:35 pm por Invitado

» Cheap Thrills ▲ SB.
Miér Jun 15, 2016 11:10 pm por Invitado

» Do or die ▬ Dolph
Miér Jun 15, 2016 1:21 am por Invitado

» Hurricane ♦ Privado
Mar Jun 14, 2016 1:59 am por Invitado

» Give me an information #Robin
Mar Jun 14, 2016 1:58 am por Invitado

» Dance little liar ▲ Jax.
Lun Jun 13, 2016 11:18 pm por Fleure S. Cartier

» The Silence ▲ Privado.
Lun Jun 13, 2016 11:04 pm por Fleure S. Cartier

» The devil wears Prada ♦ Privado
Lun Jun 13, 2016 10:46 pm por Fleure S. Cartier

» love birds—priv.
Sáb Jun 11, 2016 5:33 pm por Invitado

» The moment has come ||Andrew
Vie Jun 10, 2016 1:49 am por Invitado


¿Realmente eres tú? - Jax W. Madden

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 23, 2016 11:33 am

¿Realmente eres tú?

la barra de un bar · 11:30 p.m.

Era una noche larga, uno de esos días en los que prácticamente apenas tenía vida propia, no tenía un trabajo fijo en ningún pub pero si algo así como un "trato", a cambio de mis servicios como bartender la persona me ayudaba con mis problemas con la policía o bien dejaba que disfrutara de la compañía de alguno de sus chicos, por supuesto todo esto bajo secreto y a espaldas de su nigromante debido a que si llegaba a enterarse no dudaba en que colgaría mi cabeza en una pica. En el bar donde había decidido entrar a tomar varias copa no me encontraba mal acompañado del todo dada mi poca sociabilidad, junto a mi había un chico bastante atractivo que de seguro apenas rondaría la veintena claro que... seguramente podría sobrepasar esa edad ya que podía distinguir entre un vivo y un Hors. Intentar averiguar como había llegado a esta situación no era cosa fácil, siempre se ha sabido que el alcohol en gran parte nos ayuda a sociabilizarnos por lo que debería ser por suerte o por desgracia debido a eso, ¿si no como había aguantado una conversación durante más de media hora sin sentir la necesidad de ahogar sus palabras con mi guadaña? - Oye tío me caes bien - le dije a modo de halago, no muchos han escuchado esas palabras de mi boca. Sonreí y antes de seguir hablando alcé mi copa para brindar por vigesimoséptima vez ya con mi compañero, una vez hecho bebí casi sin control lo poco que quedaba - Por cierto no nos hemos presentado aún, yo soy Rex Olsen - le extendí la mano libre para poder darnos un apretón después de nuestra presentación tardía.

Durante gran parte del tiempo pasado con mi compañero de barra y copas no podía quitarle los ojos de encima, algo me decía que su rostro me resultaba familiar, intentaba hacer un pequeño resumen de toda su vida muerto y cuando aún respiraba pero no conseguía ver nada claro. A lo mejor conocía algún amigo suyo o podría incluso haberle asesinado, cosa poco probable ya que me acordaría de su cara con claridad, mi necesidad de saber hacía rebotar por mi cabeza la idea de soltar el tema como quien no quiere la cosa pero tampoco quería asustar con ese tipo de cosas a alguien que simplemente quería disfrutar. Quizás todo esto tan solo eran imaginaciones mías por lo que no debía preocuparme por nada - Amigo, creo que me tomaré unas cuantas más contigo y me iré a casa, no quiero llegar rodando - me rei de nuevo y sonreí, si, algo que solía hacer mas bien poco.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 09, 2016 6:55 pm

¿Realmente eres tú?>

La barra de un bar · 11:30 pm


Probablemente desde que había abierto el restaurant, no se había tomado ni un solo día libre. No quería pensar, no quería intentar recordar. Ya había perdido mucho y con cada paso que daba se sentía más hundido dentro de su propia cabeza. No tenía una mala vida, pero no tenía a sus hermanos, ni a su mujer, ni nada de lo que había dejado atrás en Inglaterra hacía ya mucho tiempo.
El bar era bastante agradable, aunque había muchos que ya habían perdido la cabeza en el alcohol y la charla, el ambiente era agradable. Llevaba un buen rato sentado al lado de un muchacho de unos ojos bastante llamativos que, extrañamente, le sonaban inquietantemente familiares. Era una conversación cálida. No sabía si el joven se había dado cuenta de lo que él era, pero Jax sabía muy bien que los dos estaban más que muertos. No lo iba a mencionar, no quería espantarlo, pero se sentía reconfortado con la idea de tener a uno de los suyos cerca aunque fuese por un rato. - Hey, a mi también me caes bien, espero que no me quieras emborrachar para robarme -bromeó mientras vaciaba su vaso de cerveza, luego de brindar con el castaño- Jax, Jax Madden -sonrió, estrechándole la mano.

¿Será que todos los Hors tienen algo parecido en el interior? Había notado como su compañero no dejaba de observarlo, parecía rebuscar dentro de su mente, pero probablemente los dos la tenían tan podrida que no podían ver más allá de la barra de aquel bar. Pero el corazón lejos esta de hacer lo que la mente quiere, y el suyo le funcionaba de manera particular aquella noche. No quería seguir forzando los recuerdos, prefería apagar el interruptor mental y seguir concentrándose en el muchacho. - Me parece perfecto -sonrió- Una ronda más, por favor -pidió al bartender y se giró a mirar a Rex- ¿Necesitas que te lleve a algún lado? Tengo el auto afuera.

©
[/b]
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 12, 2016 8:06 am

¿Realmente eres tú?

la barra de un bar · 11:30 p.m.

No pude evitar explotar en una carcajada cuando mencionó aquello de que esperaba que no tuviera intención alguna de robarle tras todo eso, yo no era seguramente el tipo de ladrón que todos conocen pero en este caso no quería regresar a casa habiendo "robado" algo si no más bien con una cogorza más grande que mi propio ego, algo difícil de cumplir pero no imposible por que ya estaba en ello. Por mi mente pasaban todo tipo de pensamientos explicitos en los que ambos nos veíamos envueltos en un revolcón más que placentero entre sábanas pero obviamente no iba soltarle aquello así como así, tampoco tenía muy claro de si realmente mi radar de gays estaba operativo y funcionando con toda normalidad como siempre - Encantado Jax - mostré una sonrisa ladina sin perder de vista aquellos ojos en los que me había fijado nada más había parecido en el bar, tenían un aura misteriosa familiar que me había dejado chorreando como una niña de doce años que acaba de ver a su cantante favorito - Lo único que te robaría sería un beso a traición pero no se como te sentará, mucho menos se si tus gustos son compatibles a los míos claro - le guiñe un ojo casi que inconscientemente, cuando me daba por inclinar el brazo con el alcohol solía decir cosas sin sentido que en el fondo eran puras verdades - y por otro lado... - me fijé bien en su rostro igual que había hecho la primera vez que nos encontramos aquí hace un buen rato ya, la forma de la cara y esa mirada me recordaba muchísimo a mi madre, cosa poco agradable la verdad - te das un aire a mi madre y para colmo llevais el mismo apellido, ¿es extraño verdad? -solté una pequeña carcajada para intentar no quedar como un loco.

Retuve un momento al camarero para que cogiera el dinero que le estaba ofreciendo para pagar - Cóbramelas a mi - de alguna manera me sentía con la obligación de agradecerla que el buen rato que había pasado junto a él, ¿y por qué no? También para así agasajar a mi anfitrión y de paso intentar conseguir algo más que unas simples cervezas en compañía. Cuando se ofreció para llevarme en su coche sonreí a modo de gratitud pero no negué con la cabeza - No tienes por que molestarte, vivo bastante lejos de aquí y no quiero que pierdas tiempo pero gracias - ¿qué coño que me estaba pasando? esto no era yo mismo si no a otra persona pero... me sentía bien, pocas veces me sentía así y era similar a como estaba con la torpe de la Hors que no paradaba de seguirme, la cual no me extrañaría que se encontrara en alguna parte del bar vigilándome. Eché una mirada a mi alrededor para asegurarme pero al ver la cerveza perdí la concentración - ¡Salud! - alcé mi jarra de cerveza esperando que Jax hiciera lo mismo para brindar tontamente.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 25, 2016 7:53 pm

¿Realmente Eres Tú?



La carcajada de su acompañante lo contagio, por lo que el también sonrió mostrando toda su dentadura. Tal vez en ese momento eras todo chiste, pero no sería la primera vez que partiese una nariz estando semi borracho y a la mitad de la noche. Algo hacía en su corazón estragos en ese momento; todavía no sabía si se estaba infartando o si realmente lo sentía como familiar, como cercano. Volvió a reír y negó levemente de costado -Mira, no estoy de ese lado, pero tienes unos ojos preciosos, no lo puedo negar. Dame unos tragos más y lo intento. -murmuró y le dio otro trago a su cerveza entre risita y risita. Y no lo decía en broma, el muchacho era precioso, pero no estaba dentro de sus gustos.
Tal vez fue por el alcohol en sangre o tal vez ya estaba demasiado perseguido. ¿Había dicho que se parecía a su madre? Seguramente estaba delirando, no quería quedar como un demente así que prefirió hacer como que no había escuchado ninguna cosa loca.

Le negó con la cabeza al barman cuando Rex se ofreció a pagar y le hizo señas como para demostrar que el abonaría después. - No es problema, no pensaba volver a casa temprano, te llevo -sonrió amigablemente y tomó su jarra brindando con el castaño como si se trata de una celebración. Bebió casi todo de una y le pasó disimuladamente un billete al joven detrás de la barra. Giró en su taburete y miró a Rex - Cuando quieras, vamos.

©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.