Últimos temas
» Conditions of Existence—Nirvana
Vie Jun 17, 2016 10:35 pm por Invitado

» Cheap Thrills ▲ SB.
Miér Jun 15, 2016 11:10 pm por Invitado

» Do or die ▬ Dolph
Miér Jun 15, 2016 1:21 am por Invitado

» Hurricane ♦ Privado
Mar Jun 14, 2016 1:59 am por Invitado

» Give me an information #Robin
Mar Jun 14, 2016 1:58 am por Invitado

» Dance little liar ▲ Jax.
Lun Jun 13, 2016 11:18 pm por Fleure S. Cartier

» The Silence ▲ Privado.
Lun Jun 13, 2016 11:04 pm por Fleure S. Cartier

» The devil wears Prada ♦ Privado
Lun Jun 13, 2016 10:46 pm por Fleure S. Cartier

» love birds—priv.
Sáb Jun 11, 2016 5:33 pm por Invitado

» The moment has come ||Andrew
Vie Jun 10, 2016 1:49 am por Invitado


The past always comes back||Tyler

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 02, 2016 12:58 am

The past always comes back



Casa Hannigan · 15|02 · 10:00am

No podía dejar de pensar en lo mismo cada segundo que pasaba, los recuerdos del día anterior me atormentaban como nada nunca lo había hecho, habían traído al presente aquellos recuerdos que no quería tener de nuevo, no es que lo hubiera olvidado pero al menos podía ignorarlos por momentos, pero ahora después de lo que había experimentado tal vez jamás podría ser igual, el cuerpo sin vida de Noah no dejaba de dar vueltas en mi cabeza, y la única explicación que podía pensar era que aquello que aun guardaba después de tantos años de esa noche podría estar trayendo esas alucinaciones, porque no podían ser más que eso, era imposible ver frente a ti a alguien que habías visto morir hace muchos años, tenía que estar alucinando, era mi conciencia que no podía estar tranquila después de lo que había pasado, y mucho menos cuando en mi casa  se encontraba lo que había causado aquella desgracia.

Después de llegar la noche pasada a casa, cansada y aún muy asustada después de aquella horrible velada, lo primero que hice fue ir al armario y buscar esa arma con la que hace muchos años Tyler había quitado la vida aquel hombre, todo lo había hecho por protegerme, él no tenía la culpa de nada, yo lo había hecho ir ahí para cuidarme y para nuestra mala suerte Noah había enloquecido y me había amenazado con aquellas dos armas, nadie podía culpar a mi mejor amigo de lo que había hecho porque todo fue en defensa de mi persona, los recuerdos estaban muy claros, el como el chico me amenazaba con la pistola y al haberle tumbado la misma había sacado la navaja para usarla en contra de Ty, esa noche podía contarla como la peor experiencia de mi vida, no paraba de gritar tan solo de pensar que el que podía salir lastimado era Tyler, lo primero que paso por mi mente al ver aquella pistola tirada mientras los dos forcejeaban con la navaja era tomarla y alejarla de ellos, pero al ver como acuchillaba la mano de mi mejor amigo no pude resistirlo, vi como él se defendía y terminaba apuñalando a Noah, pero parecía ir tras el de nuevo, así que dispare…

Aquella noche no solo Tyler había matado a que chico, los dos lo habíamos hecho y no podíamos permitir que nadie más se enterara, por eso ni siquiera mi prometido lo sabía, era un secreto que queríamos guardar siempre, pero al parecer ahora todo regresaba, tenía que sacar esa arma de mi casa o si no aquel chico nunca saldría de mi mente, así que justo hoy, al despertar decidí que debía hablar con mi mejor amigo y contarle todo lo que había pasado, el sabría qué hacer con ella. La noche pasada Vincent había hecho demasiadas preguntas sobre cómo me había ido, lo cansado se me notaba demasiado, pero había logrado hacerle creer que todo había ido bien, aunque se dio cuenta de lo extraño que era que no quisiera festejar el final de ese día con él, y hoy por la mañana tuve que inventar la mejor excusa del mundo para que me dejara salir a casa de Tyler tan temprano, pero había accedido solo si él podía traerme, así que acepte, solía ponerse de esa forma cuando sentía que algo no iba bien o que algo me tenía preocupada, pero por más que quisiera no podía contárselo, así que simplemente me despedí, prometiendo explicarle todo después y baje del coche.

Tenía mucho tiempo sin venir a esta casa, pero sabía que era muy bien recibida, así que entre después de tocar la puerta, ya que estaba abierta, -Tyler, dime que ya estas despierto-Grite al pasar y cerrar la puerta, tuve que tener mucho cuidado al momento de poner el arma en mi bolso antes de salir de mi casa, no me gustaba la idea de tenerla ahí y que Vincent pudiera verla, pero tenía que traerla, así que ahí estaba resguardada en mi bolso mientras esperaba a que Ty apareciera y poder hablar con él, tenía que resolver esto que pasaba, confiaba en que el sabría lo que sería mejor por hacer con esta arma, -Es urgente, necesito tu ayuda-Hable sabiendo que el único que podía estar aquí era él.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 08, 2016 8:31 am
The past always comes back


El timbre sonaba insistentemente desde hace unos minutos y por más que el tatuado trataba de ignorar ese hecho, al final tuvo que levantarse y dirigirse a la puerta mientras se ponía los pantalones. —Es demasiado temprano para que olvides tus llaves, ¿no crees?— vociferó enojado porque a penas y podía abrir los ojos, cuando entonces al sacar el seguro la puerta se abrió de una patada, haciéndolo retroceder alerta de lo que sucedía. Dos hombres ingresaron, eran grandes y corpulentos. Pudo inmovilizar a uno pero el otro lo ataco a traición, golpeándolo con la estatua de mono que días atrás había conseguido como supuesto obsequio de quien seguramente estaba enviando a ese par.  —Rayos…— se quejo apretando los dientes en lo que intentaba levantarse, siendo apresado por la espalda y recibiendo un nuevo golpe, esta vez en la boca del estomago. —¿A dónde se fue toda tu arrogancia? El jefe no esta contento, dice que no puedes seguir negándote a lo que te manda hasta que le pagues todo lo que debes— habló quien le acababa de sacar el aire. —Debió irse junto con su voz— ambos rieron pero el que lo sostenía por detrás lo azotó contra la pared más cercana sin despegarse de él, deteniendo aún sus brazos y haciendo imposible cualquier movimiento.

Enseguida el que estaba libre comenzó a causar destrozos en el lugar, tirando adornos y volteando algunos muebles. El neoyorquino entendía la razón de esa inesperada visita, pero no estaba dispuesto a dejar que hicieran trizas la casa. El golpe en la cabeza aún lo tenía algo mareado, pero al parecer eso no le impidió dar un cabezazo hacía atrás al mastodonte que lo sujetaba. ¿Estaba demente? Probablemente sí, y es que el chico era poseedor de un espíritu suicida si tenía que darle una paliza a otro para proteger algo o a alguien. Aún así, debía pensar con sensatez y recordar que no se encontraba en la calle donde la vida no valía nada. Justo en ese momento se escucho la voz conocida de una mujer dentro del lugar, clamando el nombre del ojiverde desde el primer piso con amenaza de ir subiendo. Eso puso en alerta a los tipos que se fueron por la salida de atrás que estaba al descender el firepole de aquella vieja estación.

—Maldita sea— renegó golpeando la pared del baño, que por milímetros el puño hubiera dado contra el espejo y otra seria la historia. El agua fría del grifo no lo calmaba, pero tenía que relajarse así que fue hacía la cocina para coger algo de hielo de la nevera, preparándose un trago mientras iba al encuentro de Jean a la par que envolvía en la camiseta que se iba a poner un poco de eso para ponérselo en la cabeza. No había sangre pero si mucho dolor. —¿Podrías hacer más ruido? Creo que los vecinos aún no te escuchan— le llamó la atención entre palabras sarcásticas y ese clásico malhumor que lo acompañaba a diario, aunque si ella era perceptiva podía darse cuenta que no estaba simplemente enojado, después de todo eran amigos desde hace tiempo y sabían cuando tomar en serio al otro y cuando no. —¿Qué demonios haces aquí a estas horas? ¿No trabajas o algo así?— La notaba nerviosa y eso no le gustaba, ella era demasiado trasparente. —Toma, bebe un poco y cuéntame que te trae a mi palacio, pero lento, que acaban de zurrarme una buena y mis sentidos aún no se acomodan— le brindó el trago que sostenía en la mano libre.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 20, 2016 3:21 am

The past always comes back


Me sentía demasiado desesperada en estos momentos, traer esa horrible arma en el bolso me ponía nerviosa, sentía que en cualquier momento se dispararía sola y cargaría con la muerte de alguien más, algo que no podría soportar, el recuerdo o lo que sea que me estaba atormentando de ese chico últimamente estaba a punto de volverme loca, aquella noche que lo vi se veía tan real, pero seguía negándome a la posibilidad, él estaba muerto, lo vimos con nuestros propios ojos, él no podía volver de la muerte, y la única explicación era que mi conciencia sucia me estaba jugando una mala jugada, lo cual creía se podría arreglar aunque sea un poco cuando me deshiciera de esta arma, la cual también podría ser usada en nuestra contra si alguna vez encontraban el cuerpo de él; El único que podía ayudarme era aquel amigo que me acompañaba esa noche y fue participe de lo sucedido, mi mejor amigo Tyler, estaba justamente dentro de su casa en estos momentos pero él no salía, podría jurar que escuche un ruido y que algo extraño pasaba aquí, pero antes de intentar ir a investigar el castaño llego, y al verlo me confirmo totalmente el hecho de que si había pasado algo aquí, mi nerviosismo seguía ahí pero antes de contarle solo podía preocuparme por la cantidad de golpes que le habían dado, así que me acerque a él y tome el trapo con el hielo, -Deja de hablarme así y siéntate en el sofá, créeme que me doy cuenta que te golpearon, cosa que no es rara.-Respondí negando con la cabeza y acercándome a donde estaba sentado para revisarle si no tenía heridas en el rostro o alguna parte de la cabeza, pero al ver que no solo le coloque el hielo donde lo tenía, manteniéndolo ahí mientras hablaba,-En primera, ni siquiera hice tanto ruido, en segunda… ¿Qué fregados ha pasado aquí Tyler?- No era raro que algo así le pasara, pero siempre me gustaba saber de dónde venía lo que le hacían, éramos mejores amigos desde hace demasiado tiempo como para que pudiera escondérmelo, al escuchar sus preguntas aquella preocupación y nerviosismo volvió a mí.

Deje que tomara el hielo por si solo y suspire, -Estoy aquí por qué... es que…algo raro me está pasando Tyler-Suspire, notando la última palabra quebrada por el nerviosismo y me senté en el sofá a su lado, poniendo el bolso en la mesita que había ahí y colocando mi cabeza entre mis manos, observe el trago que me ofrecía, estaba a punto de tomarlo pero me dio asco de solo pensarlo, así que me negué a beberlo, - No, no se me antoja…-Trate de controlarme para encontrar las palabras correctas, ya había olvidado un poco todo cuando llegue y lo vi así, pero ahora que lo sacaba a colación todo lo que pensaba volvió a invadir mi mente, me senté bien y estire mi brazo para tomar mi bolsa, sacando el arma de ella, mi mano temblaba al tocarla, -Tienes que desacerté de ella, por favor Tyler, no puedo tener esto..-Dije con desesperación, las lágrimas estaban a punto de atacar, la deje en la mesa y tape mi rostro, -Me estoy volviendo loca….los recuerdos me están matando, no sé qué hacer, algo raro pasa, no sé lo que es pero no es normal, él estaba muerto, yo recuerdo que lo estaba-Hable aun con el rostro escondido, hasta que voltee a ver al castaño a los ojos, -Vi a Noah, Tyler…. te juro que lo vi, era el, estaba ahí, y siento que siempre está cerca… tengo miedo Ty, mucho miedo-Lo mire desesperada, buscando ayuda para lo que pasaba, sabía que él me ayudaría, no por nada seguía siendo mi mejor amigo después de tantos años, odiaba que me viera así, pero no podía evitarlo, la preocupación cada vez se volvía mayor, debía contárselo a alguien y él era la mejor opción.

Después de mucho tiempo hablando escuchamos de pronto se un ruido en la habitación de arriba que me hizo saltar del sofá al igual que a Tyler, sin ni siquiera pensarlo el arma había llegado a mis manos de nuevo, voltee a ver a Tyler como preguntándole que era lo que pasaba, aunque ambos sabíamos que era lo más probable, los que habían estado aquí antes de que yo me fuera habían vuelto.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.