Últimos temas
» Conditions of Existence—Nirvana
Vie Jun 17, 2016 10:35 pm por Invitado

» Cheap Thrills ▲ SB.
Miér Jun 15, 2016 11:10 pm por Invitado

» Do or die ▬ Dolph
Miér Jun 15, 2016 1:21 am por Invitado

» Hurricane ♦ Privado
Mar Jun 14, 2016 1:59 am por Invitado

» Give me an information #Robin
Mar Jun 14, 2016 1:58 am por Invitado

» Dance little liar ▲ Jax.
Lun Jun 13, 2016 11:18 pm por Fleure S. Cartier

» The Silence ▲ Privado.
Lun Jun 13, 2016 11:04 pm por Fleure S. Cartier

» The devil wears Prada ♦ Privado
Lun Jun 13, 2016 10:46 pm por Fleure S. Cartier

» love birds—priv.
Sáb Jun 11, 2016 5:33 pm por Invitado

» The moment has come ||Andrew
Vie Jun 10, 2016 1:49 am por Invitado


Just Tonight {Privado}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 30, 2016 12:38 am

Just Tonight



Coney Island en General · 31/04/2016 · 8.00 pm

Estaba claro que no era el sujeto más sociable del mundo, de hecho prefería la soledad por sobre todo ya que a lo largo de los años había aprendido a sentirse cómodo con ella, tanto que quizás se había vuelto adicto. Aquello hacía mella en su personalidad dada la tendencia a mantener un perfil bajo y no entablar relación con las personas que le rodeaban más en su defensa no tenía a nadie con quién compartir, la única persona en su nueva vida que tenía importancia se había marchado a su retiro personal. Sin duda la extrañaba, pero no podía retenerla bajo caprichos que más bien le hacían parecer un niño y no un adulto, así que simplemente lo aceptó y dejó que las cosas tomaran el curso que debían.

A veces, limitadas ocasiones claro está, necesitaba permitirse dejar un poco el control de su vida y disfrutar de la segunda oportunidad que tenía, claro está si se le podía llamar vivir a lo que hacía a diario. Trabajaba en los peores turnos en cuanto a horario, aquellos que nadie quería dado que transcurría de noche sin embargo para él eran los más agradables, sentía una inmensa paz en la Oscuridad y bajo el azabache manto que se extendía por el cielo. Todo le parecía más significativo y hasta hermoso bajo la luz de la Luna, casi como si fuese otra existencia totalmente distinta al día, y ciertamente lo era a sus ojos. Particularmente en este día el turno nocturno funcionaría sin él dado que por hacerle el favor a una chica intercambiaron horarios por aquel día siendo su labor diurna, no era un ser fotosensible por lo cual no había problema con ello, simplemente, no se sentía tan pleno como en la noche, donde la paz que reinaba allí era demasiada para no aprovecharla en opuesto con el bullicio y ajetreo propio de una ciudad activa por las mañanas. Terminó su turno sin gran novedad a mediana tarde donde tras pasar por su departamento y asearse salió nuevamente sin dirección fija. Un paseo que esperaba fuese lo suficientemente largo para que la noche se hiciera presente.

No fue planificado pero una chica le entregó un flyer donde se publicitaba un lugar turístico propio de Nueva York y sus alrededores, no lo conocía pues nunca lo había visitado así que por ello fue que llegó a Coney Island alrededor de las ocho p.m, el lugar lo ubicaba lo justo y necesario –de vista geográfica- más no se podía declarar como un experto en él y es que la faceta de turista no se le daba demasiado. No sabía por dónde empezar así que se decantó por lo fácil y más normal: restaurante. Entró a uno donde habían bastante personas por lo cual supuso que eso daba a entender que era un buen lugar, por suerte encontró una mesa vacía, la única al fondo apegada a un ventanal lo cual le pareció más que adecuado. Tomó asiento y ordenó un vaso de whisky y una porción de pizza, no tenía hambre ya que su organismo podía sobrevivir unos cuántos días sin comer más lo hacía para sentirse un tanto más “acorde” con el ambiente, después de todo, parecía familiar. Esperó mientras traían su orden mientras oscilaba la mirada por el lugar, la gente parecía bastante divertida por razones que desconocía.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 01, 2016 4:57 am

Just Tonight



Coney Island en General · 31/04/2016 · 8.00 pm

Cuando vi que se ofrecía un trabajo en uno de los restaurantes de Coney Island no me lo pensé dos veces antes de aceptar. Necesito dinero; y poniéndome quisquilloso no voy a conseguir demasiado. Sin embargo, después de un par de días trabajando allí, me di cuenta de que no es exactamente lo que buscaba. Los días en los que no hay demasiada gente -que son pocos-, son como una bendición. El resto es un no parar de moverse de aquí para allá. Además, tenemos un 'pequeño' problema. Al parecer, según las recientes visitas de la policía al local, hay algún tipo vendiendo droga por aquí.

Le he echado un par de veces sin dar aviso. Es un pobre hombre que trata de ganarse el pan por medio del narcotráfico. Pero eso no gusta a los clientes. Así que no puedo dejarle rondar por aquí a sus anchas.
Hoy, me queda sólo un rato para terminar mi turno e irme a casa. El restaurante está bastante lleno, pero no hay mayor inconveniente. Al menos no hasta que entra un hombre y se sienta en una de las mesas solitarias. Uno de los compañeros llega con la orden de su mesa; y al ver al narcotraficante decido encargarme yo de ella. Una vez está todo preparado, tomo la bandeja y me dirijo al lugar indicado.

No sé si llevan hablando demasiado tiempo, pero dudo mucho que por la cara del tipo que hay sentado sea uno de sus clientes. - Aquí tiene. - Digo soltando el contenido sobre la mesa. Luego observo al camello de reojo. - Te he dicho muchas veces que te vayas. Así que lárgate ya o llamaré a... - El susodicho empieza a decir que él no está molestando a nadie. Creo que está borracho, o colocado. En un determinado momento, me da un empujón. Me obligo a mantener las formas si quiero quedarme el trabajo. - Vete antes de que las cosas empeoren. - Le repito, ajeno parcialmente al cliente de la pizza. Porque oh sí, las cosas están a punto de empeorar.  
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 02, 2016 12:09 pm

Just Tonight



Coney Island en General · 31/04/2016 · 8.00 pm

Normalidad, era una palabra bastante curiosa e interesante para él dado que jamás había sentido alguna pertenencia con ella, tan sólo letras que conformaban aquella palabra que podía encontrar en un Diccionario con su significado más no había posibilidad de que se tradujera en un estado para él. ¿Qué era la normalidad en una persona?, jamás lo había entendido y hasta dudaba que fuese plausible. Ahora en su nuevo estado seguía con la misma idea, no lo entendía y no formaba parte de él, simplemente un término aislado.

Mientras esperaba su orden se había perdido en sus pensamientos, ensimismado dándole rienda suelta a ideas y pensamientos un tanto filosóficos que solían llegar a él, después de todo, su cerebro era como una máquina que jamás dejaba de funcionar. Tal era su absorto que no se percató de que tenía compañía, un sujeto se había acercado a él y comenzó a hablarle, sin embargo Wilhelm de por si era alguien que solía ignorar a las personas por lo tanto el estar perdido en algún punto de su cabeza no hacía diferencia alguna. Tras volver a la realidad y prestarle ligeramente atención decidió que no valía la pena, el sujeto hablaba de que vendía cierta mercancía y que podría venirle bien un poco más dudaba que estuviese ofreciendo artículos que pudiesen serle de utilidad en sus pociones por lo cual simplemente siguió ignorándole.

La paciencia no era una de sus virtudes pero tenía una habilidad innata para mostrarse impasible e ignorar lo que a su alrededor sucedía y aquello estaba en pleno apogeo en aquel instante. Un sujeto llegó a su lado con la orden, no era con quién había hablado en primer lugar pero supuso no sería problema, al menos para él no ya que pagaría el servicio ahora la propina era tema de ellos. No fue una forma agradable a su gusto de dejar las cosas en la mesa pero tampoco era para hacer un problema de ello, después de todo, ¿Qué importaba?, posiblemente ni comería. Observó la pequeña discusión que se dio entre el sujeto extraño a su alrededor y el camarero-¿Qué es lo que sucede?-preguntó con total calma, le gustaba estar relajado y aquellos dos estaban arruinando el ambiente, además de su aparente comida. Osciló la mirada entre ambos más se fijó en el camarero ya que parecía bastante alterado-Cálmate-fue lo único que dijo, tenía la suficiente inteligencia para darse cuenta de que todo podía cambiar de un momento a otro y no quería estar en medio de ello. Fijó la vista en el camarero en todo momento esperando una reacción, no le importaba el otro sujeto ya puesto que prácticamente no le había prestado atención hasta aquel instante. Y volvía a ignorarle.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.