Últimos temas
» Conditions of Existence—Nirvana
Vie Jun 17, 2016 10:35 pm por Invitado

» Cheap Thrills ▲ SB.
Miér Jun 15, 2016 11:10 pm por Invitado

» Do or die ▬ Dolph
Miér Jun 15, 2016 1:21 am por Invitado

» Hurricane ♦ Privado
Mar Jun 14, 2016 1:59 am por Invitado

» Give me an information #Robin
Mar Jun 14, 2016 1:58 am por Invitado

» Dance little liar ▲ Jax.
Lun Jun 13, 2016 11:18 pm por Fleure S. Cartier

» The Silence ▲ Privado.
Lun Jun 13, 2016 11:04 pm por Fleure S. Cartier

» The devil wears Prada ♦ Privado
Lun Jun 13, 2016 10:46 pm por Fleure S. Cartier

» love birds—priv.
Sáb Jun 11, 2016 5:33 pm por Invitado

» The moment has come ||Andrew
Vie Jun 10, 2016 1:49 am por Invitado


things are different now - indigo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Abr 19, 2016 3:34 pm
things are different now
La noche había caido hace varias horas ya, la zona de Staten Island estaba demasiado tranquila que de costumbre y me preguntaba donde estarían los miedos a estas horas, era cierto que tenía ganas de ver algo divertido pero tampoco estaba en mis planes tener que involucrarme si no simplemente observar desde la lejanía como estos campaban a sus anchas y cumplían las mayores pesadillas de quienes se topaban en su camino, podía sonar un tanto cobarde pero en esos momentos de concentración sus víctimas se olvidaban de su alrededor y si se trataba de algún Hors era la oportunidad perfecta para asestarles el golpe de gracia. Iba con mi paso relajado mientras disfrutaba de un buen cigarro, echar humo me concedía esa sensación de calma además de por un pequeño fragmento de tiempo alejarme de todo mi alrededor hipnotizado por las curvas que dejaba en el aire a cada calada.

Llegué al cementerio de barcos que había en la costa, ya lo había visto en más de una ocasión desde que me convertí en un Hors pero el poder caminar sobre ello sin preocupación alguna me hacía sentir poderoso, más incluso de lo que hacía el alcohol conmigo - Hoy hace una noche encantadora... ¿donde están esos miedos cuando se le necesitan? - rechisté e hice una mueca de desagrado por mi situación cuando a la lejanía pude ver a una persona anclada en el horizonte, aún en la distancia que nos separaba era capaz de apreciar el brillo que emanaba haciendo claro que era. Me entró la curiosidad de averiguar un poco más sobre quien se trataba, no tenía intenciones de atacar y mucho menos cuando tenía las manos desnudas, todo esto iba a ser como una investigación para recabar información. A paso ligero y con aire de superioridad se acercó para acabar descubriendo que lo que provocaba aquel resplandor que me intrigo era una chica bastante guapa - Vaya, vaya... menuda sorpresa, una lucecita solitaria en un paisaje tan deprimente, ¿acaso es que planeas hundirte igual que los barcos de aquí? - me detuve a una distancia de "seguridad" por que tampoco era tan idiota como para bajar la guardia por reirme un rato - No creo que funcione y tú también lo sabes aun que conozco un método para las cosas que ya están muertas - me reí, ver algo de sangre siempre me alegraba el día. No podía evitar sentir curiosidad por la forma en que resplandecía su brillo típico de los "linterna", así era como algunos llamábamos a quienes seguían el camino de la luz, no era la primera que veía y prácticamente era mi método de subsistir por lo que estaba acostumbrado pero aun así, esta era la más interesante que había visto.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Abr 25, 2016 1:48 pm
things are different now

Inspiró profundamente y soltó el aire con suavidad. Nostalgia, agradecimiento, confusión, impaciencia, satisfacción, aquellos eran tan solo una pequeña parte de toda la amalgama de emociones que se congregaban en su interior. Sentimientos encontrados que la proximidad a la fecha le hacían nacer; el 30 de abril de cada año Indigo se encontraba siempre en la misma situación, deslizando sus pensamientos a través de todo lo que había vivido hasta el momento en estos más de tres siglos. Cerró sus ojos para dejar de observar los cadáveres de todos los barcos que ahí descansaban para rememorar el día en que las llamas abrasaron su cuerpo y sus gritos se elevaron al cielo hasta que se quedó sin aliento; era un recuerdo que jamás podría borrar, sin importar la cantidad de décadas y vivencias que pasaran, y tampoco quería hacerlo puesto que cada experiencia es lo que nos convierte, a fin de cuentas, en la persona que somos actualmente. Indigo estaba feliz de ser ella misma. El olor del mar le llegaba a sus fosas nasales mientras el viento acariciaba su piel con suavidad y hacía mecer sus cabellos.

Escuchó los pasos aproximarse, sus músculos se tensaron ligeramente en preparación para lo que pudiera suceder, sin embargo sus ojos se abrieron con parsimonia y sus movimientos no la sugerían peligrosa. —Qué agallas tienes, pareciera que eres tú quien quiere acompañar a los barcos en su lecho. —una sonrisa ladina se hizo presente en el rostro de la rubia, sus orbes viajaron por el chico, escudriñándolo con la mirada. —¿Qué quieres? —preguntó con frialdad, cruzó sus brazos sobre su pecho y llevó una de sus manos hacia el dije que colgaba de su cuello, aquello no podría pasar más allá de un gesto casual que en realidad dejaba su arma oculta a una cercanía bastante favorecedora en caso de necesitarla; ella esperaba que no fuera así, si bien era cierto que la rubia era una cazadora quien la conociera sabría que no le gustaba asesinar, al menos no más allá de lo estrictamente necesario.
 
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 02, 2016 4:33 pm
things are different now
Me acerqué con cuidado ya que no era mi intención salir magullado de un encuentro con otro Hors, mucho menos si no portaba encima lo que era vital para defenderme que no era otra cosa que mi arma, no es que mis conocimientos sobre pelea fueran nefastos pero la seguridad que otorgaba tener entre tus manos una herramienta más que poderosa no tenía palabras para describirse del todo. La observé con una sonrisa ladina al escuchar el contrataque de mis amenazas con referencia a los barcos hundidos - Si te soy sincero nunca he estado cómodo en ninguno - me giré para así poder apoyarme en una barandilla, observando delante de mi el tétrico paisaje - así que imaginarás que mi respuesta es negativa - obviamente.

No tenía por que contarle realmente por que me encontraba allí ya que teniendo en cuenta a que bando perteneciamos ambos se podría originar alguna revuelta, pero sinceramente aun no prefiriéndolo no tenía por que ocultar lo que realmente sentia y mucho menos cuando luchaba por ello - De ti no quiero nada preciosa -rodé los ojos y fijé mi mirada en la del contrario al darme la cuenta para poder contemplarla con mayor facilidad - Solo paseaba por estos parajes, esperaba encontrar un espectáculo jocoso con el que entretenerme... - me llevé el dedo a la boca para asi morder la poca uña que tenía de por si, intentaba llevarlas siempre bien recortadas para como en estos momentos cesar la acción por falta de uña - ¿acaso te estorbo niña? - sabía que podía ser incluso más mayor que yo pero la apariencia lo decía todo, su figura era semejante a la chica que solía aparecer en el recuerdo más confuso que me rondaba desde hacía mucho tiemmpo, claro que no sentía nada al respecto, ni siquiera una sensación de extraña de estar junto a alguien con la que en teoría compartía un lazo que todavía desconocía.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 12, 2016 3:51 am
things are different now

No lo entendía, y a una parte de ella siempre le gustaba saber lo que estaría pensando la otra persona, el por qué de su actuar; él pertenecía al bando de la oscuridad, lo había dejado en claro ante sus comentarios pero a ella le parecía curioso que se acercase a charlar como si nada en vez de haber aprovechado su momento de distracción para atacarla, aunque su mente estaba sacando conclusiones apresuradas, ¿qué tal si se trataba de un nigromante? Ellos no tenían la tendencia de atacar aunque eso no los hacía menos letales y a ella no la hacía bajar la guardia. Una sonrisa ladina apareció en su rostro, resultado de la respuesta que acababa de dar. —Muchas veces no importa si quieres o no, espero que estés consciente de eso. —se encogió ligeramente de hombros, como restándole importancia a su comentario, aunque probablemente él ya no hubiera podido observar ese gesto. Aquello no había sido una amenaza, tal vez una advertencia de que ella se podía defender.

Se cruzó de brazos mientras su mirada lo recorría con cierto descaro, una de sus cejas se había enarcado ante la manera de llamarla; Indigo traía siglos de experiencia detrás de ella aunque para su infortunio su apariencia apenas y lograba sacarla de la adolescencia. Había poca gente entre los suyos que la rubia había conocido y que superaran más allá de los dos siglos aunque estaba segura de que bien podrían darse ciertos casos, justo como ella, por lo tanto no podía dar por hecho que fuera mayor que él. —Si me estorbaras entonces ya ni siquiera seguirías hablando. —comentó en un tono dulce, como si realmente no fuera capaz de lastimar a alguien. —Aunque si me vuelves a llamar niña... —dejó que la frase inconclusa viajara con la brisa para que él se pudiera imaginar el final de la forma en que más, o menos, le agradara.
 
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 15, 2016 6:22 pm
things are different now
Sin duda había hecho bien en pasar por aquí, encontrar a una linterna solitaria era algo que cualquier loco del bando oscuro como yo no se pensaba dos ves en atacar aprobechando la ocasión, sin embargo se me había ocurrido una alternativa al método tradicional que se basaba simplemente en fingir, cosa que ya tenía práctica. Tenía que medir mis palabras para evitar imprevistos de última hora pero no tenía remedio, las palabaras salen solas y hasta el último momento no me daba cuenta, prepotencia lo llaman algunos - Tranquila gatita, ambos debemos ser conscientes - a pesar de no sentir mera atracción por las mujeres el hecho de poder notar el caracter que de por si desprendían muchas de ellas conseguía embriagarme, tal cual estaba ocurriendo en este mismo instante.

Al ver su reacción al escuchar como me refería a ella como a una niña comprendí el por que, estaba claro, suponer la edad de un Hors y acertar es como conseguir el premio gordo de cualquier lotería, bien se podría ser incluso un inofensivo niño aparentemente pero en realidad cargar a su espalda incluso siglos. Toda buena jugada previa nos hace saber como está la situación antes de entrar en acción, de llegar a un punto crítico tenía más que claro que lo único que podía salvarme era huir con el rabo entre las piernas. Hice una mueca mezcla entre sorpresa y de haber descubierto algo importante, por un momento incluso fingí pena tras eso - Oh... ya veo, discúlpeme entonces señora, ¿ibas a decir algo? - rodé los ojos por que era obvio, tanto ella como yo estábamos alerta a los movimientos del otro - Si ya no eres una niña deberías tener el valor suficiente como para decirlo - chisté apoyando las manos en la nuca con los brazos abiertos. Ni siquiera la miré en mis últimas palabras, quería engañarla haciendo que pensara como que la situación poco me perturbaba - matar - musité entre dientes y me reí por lo bajo al más puro estilo demente de Assylum.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.