Últimos temas
» Conditions of Existence—Nirvana
Vie Jun 17, 2016 10:35 pm por Invitado

» Cheap Thrills ▲ SB.
Miér Jun 15, 2016 11:10 pm por Invitado

» Do or die ▬ Dolph
Miér Jun 15, 2016 1:21 am por Invitado

» Hurricane ♦ Privado
Mar Jun 14, 2016 1:59 am por Invitado

» Give me an information #Robin
Mar Jun 14, 2016 1:58 am por Invitado

» Dance little liar ▲ Jax.
Lun Jun 13, 2016 11:18 pm por Fleure S. Cartier

» The Silence ▲ Privado.
Lun Jun 13, 2016 11:04 pm por Fleure S. Cartier

» The devil wears Prada ♦ Privado
Lun Jun 13, 2016 10:46 pm por Fleure S. Cartier

» love birds—priv.
Sáb Jun 11, 2016 5:33 pm por Invitado

» The moment has come ||Andrew
Vie Jun 10, 2016 1:49 am por Invitado


Who run the world? Girls! ▲ Jean.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Fleure S. Cartier el Mar Mar 29, 2016 10:34 pm

Who run the world? Girls!



Manhattan · 7:20 am.

Y ahí estaba, tirada en ese sofá comiendo un plato de cereal mientras esperaba a que su amiga rubia bajara por esas escaleras antes de que se les hiciera más tarde; su cabello desordenado, sus mejores vaqueros y una pinta de maquillaje ocultando sus grandes ojeras, todos reunidos en si misma dando su imagen disparatada para la ocasión. En veces no comprendía a Jean y sus múltiples cambios de decisiones en tan pocos minutos, pero aquel día era especial para ella y quizás no lo entendiera completamente al no ser ella la novia, pero aun así tuvo su tolerancia para esperarle un poco más de la primer llamada horas previas a que tal vez se fuese a dormir. De igual forma no durmió, así que no le molestó para nada el sonido del móvil al altas horas para confirmar la cita.

Cogió un poco más de cereales con su puño, debatiendose entre comerlos o aventarselos a la sombra que venía bajando las escaleras para asustarle. Estaba cómoda en aquella posición, gozando de la confianza suficiente que había entre los dueños de la casa ignorando que era demasiado temprano al punto de alcanzar a invadir su privacidad. No era su culpa, la rubia había dicho que temprano... ¿Acaso las siete de la mañana no era lo suficiente temprano? Claro que no, por ello aterrizar en el sillón y desayunarse un cereal mientras veía un episodio más de Dora la exploradora era su plan momentáneo hasta que ser la causante de un infarto al que se asomara por el marco de la puerta inundó su mente retorcida. —Se te ve el trasero, yo que tu me tapaba con otra cosa que no sea una toalla talla small.— Le mencionó a su mejor amigo, el cual parecía que había salido recientemente de la ducha, optando por aventarle unas cuantas ruedas de cereal encima antes de girarse de nuevo al televisor. —Dejaron la puerta de atrás abierta, ¿Acaso les gana la calentura y no pueden revisar? — Preguntó sin mirarlo, prestando más atención a misión ultra secreta de Botas.

Estaba nerviosa, no lo negaría. Recientemente se había enterado de que su hermano no sanguíneo se casaba y ella había sido la primera en poner el grito en el cielo. A la francesa ese tipo de eventos le ponían los nervios de punta, pero le encantaban. De alguna forma tenía una extraña relación de amor- odio con ellas, pero se trataba de la primer pareja en su grupo de amigos en casarse y no podía perderse detalle a detalle lo que estos decidieran para su enlace nupcial. De pequeña había soñado tanto con vestir su propio vestido con vuelos, encajes y tela; pasar aquel pasillo lleno de flores bajo el brazo de su padre y solo centrar su atención con el hombre que compartiría el resto de su vida. Solo sueños que con el paso del tiempo se habían ido extinguiendo al momento de solo vivir su día a día, escondiendo en un baúl sus propios deseos infantiles. Ahora estos tenían una oportunidad de salir, dejar de ser tan dura consigo misma y brindarle toda su ayuda a su ex compañera de fraternidad. Poco le importaba tener una clase de toxicología más tarde en la universidad, aquel día solo serían ellas dos y las miles de reuniones en distintos sitios de la ciudad.

—Venga Jean que me iré y aquí te quedas. — Alzó la voz esperando que el sonido llegara hasta su lugar. —¿Tienen algo que no sea cereal? Muero de hambre... —Cuestionó al aire, como si mantuviese una conversación con un ente invisible, mientras abandonaba la sala para irse a revisar la nevera. Sabía que si no desayunaba podría tener más tarde una descompensación de energía al no haber dormido lo suficiente y no necesitaban eso ahora. La tarde sería muy movida como para parecer una muñeca de trapo vieja.
©


“ I can be mean as fuck, sweet as candy, cold as water, evil as hell or loyal like a soldier. It all depends on you. ”

Ohana:
Everything:

Puntos : 290

Ver perfil de usuario
avatar
Videntes

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Mar 30, 2016 11:54 pm

Who run the world? Girls!



Manhattan · 7.20 am

Mi mente aun le daba vueltas a aquella noche, tal vez muchos creyeran que era de esperarse que ese momento llegara despues de vivir casi un año juntos, pero para mí había sido la mejor sorpresa de mi vida, verlo ahí hincado y sosteniendo un anillo de matrimonio para mi después de haber preparado toda una hermosa y perfecta cena romántica me había robado el corazón más de lo que ya lo tenía, creo que después de eso ese se había convertido en el mejor día de toda mi existencia, un suspiro incontenible salía de mis labios cada vez que lo recordaba, el cual fue cortado al escuchar los gritos de una voz muy conocida que provenía del piso de abajo, -Ya voy, no esperaba que llegaras tan temprano así que no me apures tanto, una futura novia debe arreglarse bien para ir a eso!-Grite desde la habitación de arriba, al parecer Flo se había caído de la cama esta mañana y además había encontrado alguna puerta abierta, no entendía como se nos había olvidado cerrarla pero  ahorita no me importaba pensar en eso, tenía que alistarme rápido y estaba demasiado emocionada por lo que haríamos hoy; volví a mirarme al espejo, aun no podía decidirme si el vestido azul oscuro o el rosa, tenía varios minutos pasándolos frente a mí para ver cual me convencía mas, pero ya tenía la decisión,  el azul era perfecto para este día, así que lo tome y me vestí, acababa de salir de bañarme así que no necesitaba peinarme mucho solo acomode un poco mi cabello y listo, dure unos minutos más maquillándome y poniéndome las zapatillas antes de bajar las escaleras.

Desde antes de salir de la habitación podía escuchar los gritos de Flo, al parecer Vincent estaba abajo, recordaba que había dicho que se daría una ducha, sabía muy bien que cuando estaba tan emocionada o saldría a alguna parte importante tardaba demasiado arreglándome así que decidió ir a abajo a ducharse, ninguno de los dos sabía que Flo llegaría tan temprano y mucho menos que estaría sentada en el sofá, así que seguro fue una sorpresa también para el que lo encontrara en toalla, -Buenos días de nuevo mi amor, creo que dejamos una puerta abierta-Dije riendo un poco y dando un beso corto en sus labios a mi prometido cuando paso a mi lado-No le hagas caso, tu sigue usando esas toallas-Grite para que Flo escuchara- Saldré a donde te dije y vuelvo en la tarde-Sonreí y lo vi subir antes de ir hacia la cocina de donde provenía la voz de mi acompañante del día-Si hay comida, deja ahí, ahora cocino algo para las dos, que tengo mucha hambre también-Dije acercándome y dando un abrazo para saludarla antes de hacer el desayuno para ambas.

Salimos de la casa quince minutos después, había hecho rápido el desayuno pero deje hecho un poco para Vincent antes de irnos, -No te imaginas lo emocionada que estoy, será un día perfecto-Confesé con una sonrisa mientras subíamos al coche,- a donde vamos primero? No sé si deberíamos ir a algún lugar donde decoren bodas, así nos damos ideas, para ver los colores y de ahí todo lo demás- Comencé a hablar y arranque el coche mientras decidíamos que hacer, ella parecía muy feliz de acompañarme aunque sabía que a veces le desesperaba un poco lo mucho que hablaba, pero más que nada en estos momentos no podía evitarlo, estaba más que emocionada,  ver los colores y los arreglos de la boda eran los planes para hoy, ella era la madrina y por supuesto que tenía que ayudarme en todo eso, por suerte el padrino no tenía que acompañarnos, dudaba mucho que a Tyler le gustaran este tipo de cosas, no había tardado nada en decidir que el seria el padrino de la boda, desde que había llegado a NY se había convertido en mi mejor amigo, aunque cualquiera diría que nuestra amistad es sumamente extraña, pero en los momentos necesarios es todo lo que ambos queríamos, además había coincidido que él era el novio de Fleure, quien se había convertido en la mejor para el papel de madrina por su amistad con mi prometido, era como una hermana para él, además de ser una gran amiga para mi desde hace tiempo, así que estaba feliz de ellos fueran.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Fleure S. Cartier el Vie Abr 08, 2016 1:03 am

—No tenía tanta prisa después de todo — Mencionó con la boca llena de aquellos deliciosos trozos de tocino antes de que la chica le apurara para salir. Podía ver en su rostro el rastro de la felicidad, lo que le pareció algo muy lindo con lo que podía comenzar la mañana. Cuando escuchó que era hora de irse, Fleure no lo pensó tanto y vació en su bolso los trozos de tocino que habían quedado en un plato. Solo era por si si más tarde le daba hambre.

La situación de pronto le pareció muy divertida. Constantemente la francesa se topaba con personas renuentes a muchas cuestiones en la vida, especialmente a lo que el corazón simplemente le daba en gana sentir. Nadie podía controlar los sentimientos, estos simplemente salían convertidos en huracanes, arrasando con todo a su paso. Cuando comenzó la historia de la pareja que ahora llegaría al altar, habían ciertas cosas que ella misma notaba. Su mejor amigo era de los más grandes cazanovas de Nueva York, incluso ahora podía mofarse de que justo su amistad comenzó cuando él intentó ligar con ella. El castaño era renuente al sentir algo más allá de una sola noche, pero con la rubia las cosas cambiaron. De manera asombrosa de un día para otro Vincent no era el mismo y ella tenía una participación muy grande en ese aspecto de su vida. Todos merecen amar en algún momento y sin esperarlo, su momento había llegado.

— Si, primero la decoración.— Una bella sonrisa apareció en su rostro, tan solo contagiandose de la buena vibra que Jean le compartía. —¿Tienes algún color en mente? Ya sabes, debe de predominar una paleta de tonos con toda la decoración. — Mencionó ladeando ligeramente su cabeza, mirando así por la ventana como la ciudad recién despertaba. No era tan temprano en la gran manzana después de todo, la ciudad parecía madrugar cuando más se necesitaba. —¿Tienes contratado a alguien para que lleve toda la organización? — Cuestionó recordando lo poco que su madre había mencionado en más de una ocasión para cuando su momento llegara. Una lista de diez pasos que la francesa guardaba celosamente en su diario privado. No recurriría a ella, se había prometido, así que esta había terminado traspapelada entre sus miles de dibujos o trazos desalineados. No era importante después de todo. —Hey, ¿Ya tienes planeada la locación? Si no es así creo que deberíamos ver eso primero. —

©


“ I can be mean as fuck, sweet as candy, cold as water, evil as hell or loyal like a soldier. It all depends on you. ”

Ohana:
Everything:

Puntos : 290

Ver perfil de usuario
avatar
Videntes

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Abr 22, 2016 6:00 pm

No pude evitar salir riendo de casa cuando alcance a observar como la castaña ponía en su bolso los trozos de tocino que sobraron de su plato, sabia lo mucho que a ella le encantaban y me alegraba haber decidido comer antes de irnos, que estaba segura que tendríamos un día muy largo y movido, era mejor ir sin nada de hambre para no perder tiempo, -Si me hubieras dicho que para llevar hubiera cocinado más tocino-Reí a su lado en el coche bromeando con ella mientras abrochaba mi cinturón, para después comenzar con los planes del día, teníamos que decidir a donde iríamos, que era primero, y todo lo demás. Sabía muy bien que una boda no era cualquier cosa, mi madre me había hablado mucho de la suya y de la de sus amigas, explicado cada detalle de las decoraciones, de su opinión sobre cómo se vería todo mejor o los lugares más bonitos para ellas,  además de que las películas se encargaban también de mostrar lo hermosas que son, así que quería que mi día especial fuera perfecto, los colores, los recuerdos, el lugar, el vestido, todo... aunque lo que más me importaba para ese día era unir mi vida con el mejor novio que podría haber encontrado, con aquel castaño que desde hace años me había robado el corazón y ahora estaba a punto de unirme a él completamente, en ese día y justo en ese momento sabía que lo último que me importaría seria lo que había alrededor, pero por ahora haría todo lo que estaba en mis manos para que fuera la mejor boda que hubiera visto en mi vida, así que tenía que decidir lo mejor para ese día y quien mejor que nuestra mejor amiga y madrina de la boda para ayudarme, - Solo he pensado que me gustaría el dorado, obviamente iría unido al blanco, mas no sé si se agregaría otro color o con ese? Tu que dices?-Fruncí el ceño,  trayendo imágenes a mi mente sobre como podría verse todo, el dorado sería un color hermoso para las pequeñas decoraciones, además de ser muy elegante, -He pensado en el por qué se ve muy elegante, y hace una buena combinación para una boda-Continúe, explicando mi decisión y observando a Fleure para que diera su opinión al respecto, mientras me acercaba a la plaza más grande de NY donde se encontraba una de las mejores tiendas y más grandes de decoraciones para bodas, era el mejor lugar para ver y decidir cómo se verían mejor las cosas, aunque no solo podíamos quedarnos con un lugar, teníamos que ver más, mucho más.


La pregunta de la castaña me hizo recordar con una sonrisa aquella tarde en el restaurante cuando le había comunicado a Nirvana sobre mi boda, su entusiasmo era increíble pero sobre todo su ofrecimiento, ya me había contado anteriormente de cómo le gustaba la organización de eventos, pero jamás me imagine que quisiera tanto hacerlo con el mío, pero por supuesto que había aceptado, quien mejor que ella para hacerlo, -Definitivamente si-Sonreí-Nirvana. Si la hubieras visto cómo se puso cuando le conté y más aún cuando comenzó a hacerse ideas de cómo sería la planeación y como seria todo, parecía que no podía dejar de hablar ni un segundo, es la mejor para ese puesto-Reí mientras le contaba a Flo, mirándola de vez en cuando, sin perder de vista la llegada al estacionamiento de la plaza, -Así que creo que mañana o en estos días tendremos que ir a buscarla o le diré que venga y nos acompañe, mientras nos encargaremos de lo que dijimos-Detuve el coche y comencé a quitarme el cinturón, pero me detuve al escuchar su pregunta, tenía mucha razón y no sabía cómo no lo había pensado,  -Ups.... me creerías si te digo que no he elegido un lugar? Así que creo que necesito de tu ayuda, he pensado mucho pero ya sabes como soy-Sonreí, la indecisión es algo que siempre me ha caracterizado, sobre todo en cosas tan importante, sin duda esta era una de ellas, pero al menos tenía una idea general de lo que quería, -Lo único que sé, es que definitivamente quiero que sea al aire libre-Mencione con una brillante sonrisa llena de emoción, el solo pensarlo me traía grandes recuerdos, siempre había soñado con algo como eso, -Sabes? Todas alguna vez hemos soñado con la boda de nuestros sueños, yo siempre me he imaginado un gran lugar así a la intemperie, con el pasto verde y una decoración hermosa, muchas sillas, flores…-Hable con una gran ilusión en mi voz, recordando esas bellas imágenes en mi mente, -Me encantaría que fuera de esa forma, jamás creí encontrar a alguien como Vincent tan joven, pero lo he hecho y tú sabes cómo lo quiero, y aunque la boda ya será perfecta estando él y ustedes ahí, me gustaría que lo fuera aún más si es como siempre la he soñado-termine, mirando a Flo con una sonrisa soñadora, y un suspiro, -Pero bueno, creo que ya me he puesto sentimental, así que vamos vamos! No vas a querer tenerme aquí diciendo todo eso en lugar de aprovechar el día- Reí, negando con mi cabeza, -Así que entonces… Vamos a buscar opciones dela locacion primero, como dices es mejor tener eso antes de todo lo demas. Creo que en la tienda también tienen catálogos de esos, podemos ver y después ir a visitarlos para decidir, qué opinas?-Pregunte aun dentro del coche.

Ambas bajamos, y entramos a la plaza, subiendo directamente al lugar que había dicho, no sin antes observar todo lo que podíamos mientras pasábamos, vestidos había por todos lados, pero aun esperaría para eso, necesitaba a una acompañante más cuando viniera por él, así que por ahora seguiríamos los planes que hicimos en el coche.

©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.