Últimos temas
» Conditions of Existence—Nirvana
Vie Jun 17, 2016 10:35 pm por Invitado

» Cheap Thrills ▲ SB.
Miér Jun 15, 2016 11:10 pm por Invitado

» Do or die ▬ Dolph
Miér Jun 15, 2016 1:21 am por Invitado

» Hurricane ♦ Privado
Mar Jun 14, 2016 1:59 am por Invitado

» Give me an information #Robin
Mar Jun 14, 2016 1:58 am por Invitado

» Dance little liar ▲ Jax.
Lun Jun 13, 2016 11:18 pm por Fleure S. Cartier

» The Silence ▲ Privado.
Lun Jun 13, 2016 11:04 pm por Fleure S. Cartier

» The devil wears Prada ♦ Privado
Lun Jun 13, 2016 10:46 pm por Fleure S. Cartier

» love birds—priv.
Sáb Jun 11, 2016 5:33 pm por Invitado

» The moment has come ||Andrew
Vie Jun 10, 2016 1:49 am por Invitado


Revelaciones||Vincent

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Mar 25, 2016 11:31 pm

Revelaciones



V&K Gourmet · 23|04 · 10.30pm

La rubia iba saliendo del restaurante, la hora normal en la que siempre cerraban, le gustaba pasar los días de vez en cuando aquí revisando que todo fuera tal y como ella quería, su novio siempre le decía que podía tomarse sus días libres, pero como él trabajaba a veces ella prefería salir de casa y que mejor que al trabajo, a menos que tuviera algo mejor que hacer con sus amigas. Estaba muy oscuro en el exterior, parecía que todos hubiesen desaparecido, pero era normal, ya todos se habían ido y lo único en el estacionamiento era su coche, tenía que caminar un poco para llegar hasta el, lo que ella no sabía es que no era la única ahí, una sombra oscura se escondía muy cerca y apenas comenzó a caminar el también lo hizo, siguiéndola. Jeanette escucho los pasos detrás volteando hacia atrás, un hombre cubierto todo de negro se acercaba, trato de no temer, tal vez no fuera lo que ella creía, pero entre más se acercaba su miedo aumentaba, camino más rápido sintiendo que su coche estaba demasiado lejos ahora y su persecutor más cerca, tenía que llamar a su novio, alguien tenía que ayudarla, recordaba haber sentido antes que alguien la vigilaba pero no le había dado importancia, creía que solo era su paranoia pero al parecer estaba equivocada; Saco su móvil, estaba a poco de llegar a su coche, por suerte vencen no tardó en responder, -Alguien esta aqui, y me esta siguiendo, ya casi llego al co....-No se dio cuenta que otro la estaba esperando hasta que sintió algo sobre su rostro, y antes de que pudiera reaccionar o gritar ya se había desvanecido en los brazos de aquel hombre, su móvil y demás cosas cayeron al suelo, una camioneta con otro hombre llegaron, donde ambos hombres subieron a la chica y se fueron del lugar.

Los ojos de la rubia se abrieron encontrándose con paredes de ladrillo, observo a su alrededor buscando saber dónde estaba pero no había nada que se lo dijera, era un cuarto oscuro y parecía estarse cayendo, paseo la vista por el lugar "Mira quien se ha despertado, tienes un sueño pesado rubia” Se escuchó una voz ronca y fuerte desde la esquina de la habitación, captando la atención de Jean, quien volteo hacia el lugar, descubriendo a un hombre alto, musculoso y con barba, le parecía conocido, no sabía de donde, la chica intento hablar pero fue interrumpida por él, "Ahórrate las preguntas, no te diré donde estas, lo que si te puedo decir es que la culpa de que estés aquí es de tu novio, deberías poner mas atención a con quien estas, mira nada mas donde terminaste por su culpa" Una risa fuerte salió de él, la rubia desconcertada solo se quedó mirando, ella estaba segura que eso no podía ser su culpa, -El jamás haría nada de eso-Hablo con el miedo evidente en su voz, sin dejar de mirar a su secuestrador, -Déjame salir, que es lo que quieres de mí?-Grito desesperada, amarrada de pies y manos.
©


Última edición por Jeanette A. Kleinman el Jue Jun 09, 2016 9:57 pm, editado 1 vez
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 05, 2016 11:23 pm

Revelaciones


Almacén abandonado

Desde un rincón oscuro de aquella habitación, los ojos de la chica estaban siendo testigos de la escena que había frente a ella. Es bonita, sí pero no tanto. Pensó cuando vio a la otra sentada en una silla en medio del lugar, su padre siempre le afirmaba que ella era la más hermosa de todas las chicas de Nueva York. Una sonrisa coqueta apareció en su rostro, cuando escuchó la voz de Bruno acariciar sus oídos como el terciopelo; era tosco, intimidante y barbudo. Por alguna razón era su guardaespaldas y algunas más que eso pero nadie tenía por saberlo.

Bruno, ya no le digas más, asustaras a nuestra invitada.― Auden habló por primera vez mientras salía de la oscuridad del rincón en el que se ocultaba. El sonido de sus finos tacones irrumpió el silencio que se apoderó del lugar en cuestión de segundos. Vestía ropa negra ajustada, dándole un aire misterioso de agente encubierto en una misión y de hecho estaba en una, si es que así se le podía llamar. ―Se nota que no conoces del todo a tu novio, Jeanette.― Le rubia negó suavemente con una ligera sonrisa en su rostro, sentándose en una silla que Bruno hizo aparecer para ella. Alzó una mano cuando escuchó sus gritos, haciéndola callar. Detestaba que gritaran en su rostro cuando estaban a escasos centímetros de distancia, porque sorda no era. ―Vuelves a gritarme en la cara y haré que ellos te callen a la mala.― Le amenazó con un tono de irritación en su voz para luego tomar una gran bocanada de aire. Su terapeuta le recomendó evitarse el estrés ocasionado por cosas insignificantes. ―Queremos a Vincent y la única manera de traerlo a nosotros, era raptándote a ti.― Explicó de manera muy casual mientras recibía de manos de su guardaespaldas un móvil. Lo desbloqueó y entre el carrete buscaba un video que ansiaba por mostrarle a Jean. En las imágenes se veía a un par de matones de su papá, esperando a Vincent afuera de su trabajo y escoltándolo hasta el lugar abandonado donde se encontraban actualmente las dos. La diversión apenas empezaba.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 19, 2016 12:38 am

Revelaciones


Estacionamiento

Al fin se había llegado el día de poder saldar esa deuda, tantos años de espera habían valido la pena, cobrar dos por uno en este negocio no era tan común pero ahora se me daría el privilegio de hacerlo, y de la mejor manera, quien iba a pensar que mis dos blancos de ataque estarían juntos, la chica Kleinman y mi ex socio Vincent Marcus Black, jamás hubiera pensado que el destino sería tan bueno conmigo, ese chico se merecía todo lo que tenía pensado hacerle por no entregarme a la chica cuando se lo había pedido, pocas veces pedía las cosas de buena manera y al parecer no era una buena opción, así que ahora sería por las malas. Como lo esperaba no tarde nada en encontrarlos y llevarme a la chica, había sido tan sencillo, como sería ahora llevar al Black a rescatar a la rubia, lo que no sabía es que ninguno de los dos saldría de ahí, de eso estaba totalmente seguro.

La familia Kleinman, aún recuerdo a aquel hombre causante de todo esto, si tan solo hubiera sido más listo no lo tendría que haber matado, pero fue tan estúpido, y su familia pagaría el precio, él y su esposa ya lo habían hecho, por la ineficacia de mis hombres aquellos niños sobrevivieron, pero no seguirían así por mucho tiempo, no pensaba descansar hasta exterminar ese apellido. El primero  fue el pequeño, recuerdo lo sencillo que fue acabar con él, y su valentía, como si pudiera hacer algo para evitar morir en mis manos, ni siquiera su hermano pudo ayudarlo, era un chico listo, logro  escapar de mi aquel día, pero ya lo encontraría, por ahora mi objetivo era  la pequeña Jeannette Kleinman,  y mejor aún, su prometido, haría que ese chico se arrepintiera de no habérmela entregado, que viera como la desmembraba poco a poco, la haría sufrir frente a sus ojos como nunca antes lo hice con nadie, si me desafiabas tenías que atenerte a las consecuencias y él lo había hecho, ahora sabría lo que era tenerme de enemigo.

Deje a la rubia en manos de Auden, la había educado desde pequeña para que supiera sobre todo lo que es trabajar como yo, siempre hacia todo a la perfección, no por nada era mi chica consentida, estaba seguro que esta no sería la excepción ella se encargaría de hacer sufrir a la rubia tal y como le había enseñado mientras yo me encargaba de llevar al traidor; no fue difícil encontrarlo, mis hombres lo tenían vigilado, detuvimos la camioneta interponiéndonos en su paso haciendo que bajara del coche cuando recién salía del estacionamiento de su trabajo, cuando mis hombres lo tenían rodeados baje de la camioneta y me detuve frente a él, aspirando de mi puro, nunca me hacían falta, y soltando el aire en su rostro, -Eres tan estúpido como para creer que no te encontraría? Veo que no aprendiste nada el tiempo en que fuimos socios, te podría encontrar hasta en el infierno, Black-Dije lo último más fuerte, tomando con mi mano su barbilla y apretándolo, mientras lo tenían agarrado de las manos hacia atrás, lo solté y mi voz ronca emitió una leve carcajada, -Seguro y ya lo debes de saber, tu chica confía tanto en ti que sé que intento llamarte, pobre ilusa, no sabe la clase de hombre que eres-Coloque el puro en mi boca con una sonrisa, mirándolo, sentía tanto placer de solo pensar en hacerlo sufrir, expire el humo y comencé a caminar lento, dándole la espalda,  -Creo que no eres tan estúpido como para intentar no venir con nosotros, entre más tiempo tardes, mi hermosa niña jugara más con ella y sabes a que me refiero con jugar, por cierto Auden te manda saludos-Termine, subiendo a la camioneta y esperando a que lo subieran detrás.

©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.