Últimos temas
» Conditions of Existence—Nirvana
Vie Jun 17, 2016 10:35 pm por Invitado

» Cheap Thrills ▲ SB.
Miér Jun 15, 2016 11:10 pm por Invitado

» Do or die ▬ Dolph
Miér Jun 15, 2016 1:21 am por Invitado

» Hurricane ♦ Privado
Mar Jun 14, 2016 1:59 am por Invitado

» Give me an information #Robin
Mar Jun 14, 2016 1:58 am por Invitado

» Dance little liar ▲ Jax.
Lun Jun 13, 2016 11:18 pm por Fleure S. Cartier

» The Silence ▲ Privado.
Lun Jun 13, 2016 11:04 pm por Fleure S. Cartier

» The devil wears Prada ♦ Privado
Lun Jun 13, 2016 10:46 pm por Fleure S. Cartier

» love birds—priv.
Sáb Jun 11, 2016 5:33 pm por Invitado

» The moment has come ||Andrew
Vie Jun 10, 2016 1:49 am por Invitado


Hora de ponerse al dia||Emanuela

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Mar 21, 2016 5:37 am
Aun la emoción no cesaba, ya habían pasado unos días desde que me lo había pedido pero no podía dejar de estar tan emocionada, sabía que cualquiera que nos conociera diría que era obvio que eso pasaría muy pronto, igual yo lo creía, sabía que algún día lo haríamos, pero el que lo pidiera así sin avisar y de la forma que lo había hecho me había tomado por sorpresa, era la noticia más grande de mi vida y lo mejor que me había pasado, amaba a ese chico más de lo que cualquiera podría imaginarse, y ahora estaba comprometida con él, jamás podría haber estado tan feliz. No podía esperar más tiempo para contárselo a Manu, no sabía cómo no lo había hecho antes pero quería decírselo en persona, así que quedamos de vernos en el centro comercial, además de lo mío teníamos mucho de qué hablar y por supuesto muchas cosas que comprar, no era la única que se iba a casar pronto.

Estuve un rato en la entrada, le había avisado que ahí estaría, pero como me había dicho que tardaría un poco fui a uno de los locales a comprarme un frappe, amaba el café, pero sobre todo cuando era helado, me senté en una de las mesas, dejándole un mensaje de texto a mi amiga para decirle que fuera directo ahí, y comencé a beber mi frappe, o al menos lo intente, pero solo con el olor a café hizo que sintiera algo muy extraño en la garganta y el estómago, así que no lo bebí, no entendía que pasaba, si siempre bebía de ese justamente, pero bueno tal vez sea que ese día no había comido y eso generaba el asco que me daba el olor. Unos minutos después me levante con una sonrisa del asiento al ver que Manu se acercaba, -Manu! qué bueno que ya estés aquí!-Sonreí, abrazándola con fuerza, -te ves radiante! seguro debe ser ese hermoso anillo y el que ahora seas toda una chica comprometida, lo que te hace ver así-Bromee, pero era enserio lo de que se veía de esa forma, parecía absolutamente feliz y eso me ponía muy contenta, -Quieres que vayamos a ver las tiendas y en el camino platiquemos o nos quedamos aquí o en algún restaurante? yo tengo un poco de hambre-Pregunte, quedándome parada esperando su respuesta.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Mar 22, 2016 1:30 pm
Luego de aquel acontecimiento que dio un giro en mi vida de 180 grados decidí que era imperativo que mis amigas fueran partícipes de mi locura y de la de Darius porque el era el principal responsable de que hoy solo estuviera pensando en arreglos florales y música para la Iglesia. Sabia que quedaba mucho tiempo pero también que este corre rápido y no da ventajas por lo que, por mínimo que fuera debía pensar en todo lo necesario. Si, la mayoría tenia que consultarla con él pero aun así estaba segura de que algunas podía decidirlas solas, bueno no realmente sola pero si en compañía de otras mujeres. Algo que me causaba pánico al pensar en la boda era mi suegra, estaba segura de que no aprobaría nada de lo que habíamos decidido, nada de lo que pusiéramos o del lugar donde estábamos viviendo. Ella tenia un pensamiento un tanto cerrado y yo era demasiado terca como para dar el brazo a torcer, pero sabia que aun no tenía que frustrarme con eso, ya tendría tiempo de sufrirlo.

Ya habíamos pospuesto la juntada un par de veces y es que entre su trabajo y los míos, además de nuestras respectivas parejas no era tan fácil como antes el poder encontrarnos y no porque no quisiéramos pero tras mi mudanza también quería pasar un poco más de tiempo con D ya que con dos trabajos, aunque no fueran todos los días ni tantas horas, me consumían bastante y últimamente tenia más sueño de lo normal. Regañada constantemente por mis pocas horas de sueño estaba apostando a dormir al menos cuatro o cinco horas diarias y por tal le había bajado un cambio a mis revoluciones o no llegaría ilesa al 16 de julio. Por eso este día lo había remarcado varias veces en la agenda, tendríamos toda la tarde para nosotras y una extensión de tarjeta bastante "gorda". No quería usarla pero esta vez me daría el gusto aunque luego el bullying fuera el platillo principal de la cena.

Llegue al centro comercial pero no la vi en la entrada por lo que me fui directo a la cafetería, sabia de su devoción por el café con no se que y que cada que íbamos allí tenia que tomarlo. Era de los mejores de la ciudad! Caminaba con paso acelerado hasta que la vi, una sonrisa radiante se dibujo en mi rostro mientras la abrazaba -hasta que nos encontramos Jeni- la aferra un poco más a mi antes de soltarla. Reí por su comentario mostrando mi mano con el cintillo -ahora que soy una mujer comprometida, soy una mujer seria y radiante- abrí los ojos como plato, ni yo me creía eso - estoy muy feliz, es verdad...- que podía decir, me asustaba pero no por eso dejaba de estas contenta todo el tiempo. La mire de costado -pues, en ese orden...- y tras una risita la tome de la mano -vamos que muero por la lasagna del restaurante que esta en el otro piso. Luego recorremos las tiendas, necesito nueva lencería- le guiñe el ojo con picardía mientras la arrastraba fuera del local sin percatarme de que no había probado aquella bebida predilecta. -¿cómo estas? ¿como va el trabajo? ¿y la casa?- pregunte como para que comencemos a ponernos al día -oh por cierto, tengo un truco nuevo- trabajar con Ophelia me daba el privilegio de poder hacer algo de "magia" la cual usaba bastante porque era divertido.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Mar 23, 2016 4:31 am
Aún seguía tratando de comprender el por qué el asco tan repentino al café, como algo que te gustaba tanto podría cambiar de un día para otro, no entendía que pasaba, pero solo suponía que tal vez el tomarlo tan seguido haya hecho que me terminara asqueando, era la explicación más factible, saque de mi mente todo eso en cuanto vi que mi rubia llegaba, durando varios minutos abrazadas después de tanto tiempo sin vernos, tratando todo el rato de hacer lo posible por que aún no se diera cuenta del anillo que se ubicaba en mi dedo corazón, esperaría unos minutos más para darle la noticia, -Moría de ganas de verte, tu prometido no debería mantenerte encerrada!-Bromee soltándola y sonriendo con sus palabras, -Aww por dios no sabes lo feliz que estoy por ti! Me encanta que seas tan feliz-Respondí sin dejar de sonreír y observar tu anillo, manteniendo casualmente mi mano en mi espalda sin que pareciera sospechoso.

Podíamos hacer cualquier cosa y en cualquier orden, y sabía que seguiría siendo igual de entretenido, principalmente porque después de la noticia que le daría no pararíamos de hablar y explicar y comparar lo que nos pasaba, sonreí cuando dijo a donde podíamos ir, -Me encanta la lasagna de ahí! Parece qué me hayas leído la mente!-dije con emoción, riendo al escuchar lo de la lencería, viendo como ese el mejor momento y la forma más divertida de confesársela, -Definitivamente tenemos que ir! Que yo también necesito mucha más, que una mujer comprometida no puede ponerse cualquier cosa para su futuro esposo...-dije al momento que dejaba que tomara exactamente la mano donde se encontraba mi anillo, sin dejar de mirarla con una sonrisa para observar su reacción, me sentía tan emocionada de por fin contárselo a alguien, sobre todo porque era a ella, moría de ganas de comenzar a hablar sobre todos los planes, se iría hacia atrás cuando le dijera más o menos cuando seria la boda.

Caminamos por la plaza en dirección al restaurante donde comeríamos, -Como ves, estoy no podría decir que bien… ni que bastante bien… creo que no hay palabras para describir lo feliz que estoy-Dije con un suspiro, -Pero el trabajo va muy bien, ya tenemos cuatro restaurantes en distintas partes del país, al parecer vamos progresando muy rápido, las cuentas están cada vez mejores, y respecto a la casa está igual de perfecta que siempre, no pudimos haber elegido un mejor lugar para vivir-Hable mientras continuábamos el camino, observando cada tienda que veía, esperando las horas para venir a ver todo lo que había en ellas, -A ver, muéstrame que truco-sonreí deteniéndome para ver qué haría, me encantaba salir con Manu, era una chica muy especial para mí, y sabía que era en la que más podía confiar para cualquier cosa, además de divertirme y animarme siempre.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Abr 12, 2016 2:29 am
Ese tiempo abrazada a ella me llevó a otras épocas donde habíamos pasado muy buenos momentos tanto de alegría como de felicidad y por eso me aferré mas fuerte a ella. Solía experimentar sentimientos muy intensos y a veces hasta contradictorios, pero es que no podía evitarlo, no era yo en realidad, eran los astros y los signos los que me dominaban, los gemelos de múltiples facetas me hacían reír y llorar casi al mismo tiempo, como si fuese tan fácil lidiar con ello. Reí ante sus palabras, a decir verdad el menos culpable era Darius, nos veíamos todas las noches, dormíamos bajo el mismo techo y en la misma cama, pero había días en los que ni para cenar lográbamos ponernos de acuerdo. Tyler decía que trabajaba mucho, pero es que no podía dejar nada de lo que hacía... suspiré antes de sonreír -Tu también estas bastante secuestrada, amiga. Ni te dejas ver -le devolví el "regaño" para seguir con la broma -temía que no pudiéramos vernos hasta el 2020- Reí por sus palabras aunque bajé un poco la mirada "Que seas tan feliz" lo era, lo juro por todos los dioses, pero mi gemelo en géminis me obligaba a mantener esa parte oscura que no podía controlar -Bueno, tu no te quedas atrás, mira el brillo de tus ojos!- algo había aun mas allá de esa felicidad que la caracterizaba, toda amorosa y cursi pero no podía asegurar de que se trataba, en fin, irradiar alegría parecía estar de moda por estos días.

Tenía una real obsesión por la lasagna y mas aun por la de ese lugar en particular. Tenían un ingrediente secreto que no lograba descifrar aun y por eso me llevaba a ir siempre que podía. Sabía que algún día lo descubriría. No se cocinar, pero soy bastante buena con los sabores, como un pequeño discípulo de Homero Simpson. Tomé la mano de Jeni y mientras caminaba y escuchaba sus palabras sentía algo diferente. Solía tomarle la mano para arrastratla a los lugares a donde quería ir antes de que pudiera objetar de alguna manera. Me detuve en seco, sus palabras decían mas de lo que ella había dicho realmente. Ninguna de las dos eramos tontas. Me giré y la miré extendiendo su mano para verla de cerca, un anillo hermosísimo reposaba en su dedo. Abrí los ojos como plato -Jeannete Kleinman, ¿que significa esto?- Sabía exactamente lo que significaba pero necesitaba oírlo de sus labios -¿Cómo?¿Cuando?¿Dónde?- las preguntas salían a borbotones mientras la abrazaba con fuerza nuevamente. No podía creerlo pero estaba demasiado feliz por ella.

Seguía alucinada por todo lo que estaba pasando, pero aun así había mucho más para ver y hablar y aun estaba muerta de hambre. -Claro que lo veo. Yo sabía que ese brillo de tus ojos no se debía a nada común. Jeni, como para no estar flotando en una nube...- y es que así me sentía yo buena parte del tiempo. -Me alegra tanto que todo vaya muy bien. Te mereces lo mejor y mucho mas- estábamos llegando al restaurante cuando me detuve para mostrarle mi nuevo truco de magia, el cual había estado practicando. No porque Ophelia me lo pidiera sino por algo mas personal, quería molestar un poco -estira los brazos y abre las manos. Eres una chica muy bonita, rubia- dije a la vez que sacaba una rosa de su oreja -Voilá- reí, era bastante básico pero genial para mi - Así te ves mas bonita- le guiñé un ojo.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 23, 2016 12:34 am
Ver a una amiga siempre es uno de los mejores momentos de la vida, pero ver a tu mejor amiga después de un buen tiempo es como si te devolvieran el alma al cuerpo, y como si un millón de cosas que contar se acumularan en tu mente, si de por si cuando veía a Manu diariamente siempre tenía mucho que contarle, ahora después de varios días tenía muchas más, sobre todo un aspecto que me tenía aun en shock de felicidad, y que quería compartir primeramente con ella, -Acaso crees que permitiría más de siquiera un mes sin verte? Definitivamente no, ¡jamás!-Respondí con seriedad, para sonreír ampliamente al terminar mis palabras, sabía que ambas teníamos mucho que hacer pero aunque ahorita solo bromeábamos al respecto, esas que había dicho eran palabras totalmente certeras, sin importar lo que pasara jamás dejaría que nos alejáramos, -Pues es que la vida es muy bonita mi Manu, creo que ambas lo sabemos- Mordí mi labio inferior intentando no decir más aun, esperaría a que llegáramos al lugar para poder contarle con calma y ver bien su reacción.

Los planes de contárselo hasta el restaurante se destruyeron al hablar de lencería, la forma de ser de ambas me decía que era la mejor opción de dar la noticia de una manera original, así que pensé bien mis palabras mientras hacia lo mejor para que notara mi anillo y lo supiera, su reacción fue totalmente la esperada, mi rostro se transformó en uno todavía más brillante cuando al fin se lo dije, tenía días queriendo compartir esta intensa felicidad y emoción con alguien, y al fin se llegaba el momento, no podía dejar de reír del nerviosismo y emoción cuando tomo mi mano y examino el anillo, mientras decía todas esas palabras, - Pues que me caso mi Manu, ¡me caso!-Respondí emocionada devolviendo ese abrazo con fuerza sin soltarla por un buen rato, hasta que comencé a relatar todo, -Tranquila, te cuento todo ya te cuento todo-Sonreí, aun paradas donde mismo con mi mano en la suya con el anillo a la vista, -Fue hace unos días, estábamos…-Comencé a contarle, mientras le insinuaba que camináramos, hasta que llegamos a la puerta del restaurante no pare de hablar ni un segundo, contándole como me lo había pedido, lo de la cena, el anillo en la copa, aquel baile, y aquellas hermosísimas palabras, todo, absolutamente todo, -Y fue la mejor noche de mi vida, aun la recuerdo y todo mi cuerpo se llena de la misma emoción, fue lo más hermoso que me ha pasado siempre-Finalice con un suspiro, sabía que si continuaba lloraría de la emoción, ya tenía un poco llorosos los ojos, así que solo respire y la mire, -Tu también mereces lo mejor, y ambas lo tendremos-Concluí con una sonrisa. Hice todo lo que me pidió y no pude evitar reír ante su bonito truco de magia, sobre todo por el brillo en sus ojos cuando lo había hecho, al parecer le encantaba hacer esas cosas,  - ¡Oh por dios! ¡Pero que genial!-Sonreí al  sentir como la rosa quedaba en mi oreja, -¡Me ha encantado! ¡Tienes que enseñarme a hacer eso!-Dije emocionada, y entonces pasamos al interior del lugar.

-Ahora seremos las mejores novias del mundo, ¿te das cuenta?, ¡podemos salir de compras juntas para la boda! Y celebrar la despedida de solteras! Serán las mejores boda de la vida-Resumí con entusiasmo después de que nos sentamos en la mesa, no había parado de pensar en ello mientras entrabamos en silencio al lugar, mi imaginación volaba, cuantas veces pasaba esto de que dos mejores amigas estuvieran comprometidas casi en el mismo tiempo, creo que muy pocas veces, así que teníamos que disfrutar de ello, -Y ¿ya tienen la fecha?-Pregunte mientras pedía una de las lasañas que había en el menú y esperaba a que ella pidiera para que me respondiera, esto sería una tarde inolvidable, teníamos mucho que planear y seguro mucho más que contar.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Jun 03, 2016 3:09 pm
Ella hablaba con una emoción increíble y sumamente esperada mientras yo no podía evitar recordar lo que había sucedido meses atrás, en aquel San Valentín tan diferente y esperado, cuando de primera creía que en realidad solo festejaría lo absurdo de aquella fiesta y como todo cambio para que ese día terminara siendo el mismísimo al que dijera "si, quiero casarme contigo". No hubo cena, ni champagne con anillo adentro, tampoco un baile. Pero fue la mejor declaración de amor que alguien pudiera haber hecho en todo el mundo. Impulsivo, así como era él, aunque se jactase de tener todo fríamente calculado siempre. Romántico hasta la médula, como si no fuese a caer sumamente rendida a sus pies con solo mostrar una de esas sonrisas que me llegaban al alma y me calentaban la sangre. El tiempo pasaba y no olvidaba ni una palabra o gesto de su parte. Él me conocía y sabía perfectamente cual era la mejor manera de conquistarme, lo había logrado una vez mas.

Sonreía observando sus gestos -Estoy tan feliz por ti- la abracé nuevamente antes de entrar al restaurante, habíamos caminado sin prestar atención a nada mas que a nosotras y el gran relato -Ese Vincent, sabe como llegarte al corazón. ¿Quien lo hubiera dicho?- sabía por ella que era un romántico y ella amaba esas cosas, pura química, se notaba a simple vista. -Entiendo la sensación, aun hoy me hace cosquillas el estómago cuando recuerdo las palabras de Darius- me reí por su comentario, el truco era muy sencillo en comparación de lo que terminaba haciendo Ophelia, pero me alegraba igual -Un mago nunca revela sus secretos- puse cara de solemnidad antes de reír -sabes que soy medio payasa, estas cosas me encantan- entramos al lugar buscando una mesa al fondo donde pudiéramos conversar sin ser interrumpidas.

-¿Te apetece un buen vino? Tenemos que festejar, es una ocasión muy especial- le dije al mesero el Malbec que me gustaba, también pedí lasagna, desde aquella vez en la playa se había vuelto mi favorita aunque siempre me había gustado demasiado -Mientras no terminemos como esa película de "guerra de novias"- bromee recordando como se peleaban Anne Hatawey y la otra que no recordaba el nombre. Típico, me aprendo los nombres de los protagonistas y no de sus actores. Siempre fui un completo desastre con los nombres propios. -Tengo prohibido llevar negros a mi despedida de solteras, pero Ana no puede saberlo- reí, ella siempre hacía alarde de aquellos hombres y mi futuro esposo lo sabía bien, por eso, en broma lo habíamos hablado en un par de ocasiones. Sonreí, ahora me tocaba a mi tener los ojos brillosos por las expectativas y las ilusiones -El 16 de julio. Es que en ese numero cumplimos meses y cae sábado, lo fijamos ese mismo día- bebí un poco del vino que nos sirvieron -¿Tu ya tienes fecha?- suspiré, aun faltaba bastante pero el tiempo pasa tan rápido...- No he pensado en nada, creo que falta bastante y no me quiero estresar. No hablamos de nada mas- confesé y eso lo decía con un poco de nervios, quería que todo resultara bien.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.