Últimos temas
» Conditions of Existence—Nirvana
Vie Jun 17, 2016 10:35 pm por Invitado

» Cheap Thrills ▲ SB.
Miér Jun 15, 2016 11:10 pm por Invitado

» Do or die ▬ Dolph
Miér Jun 15, 2016 1:21 am por Invitado

» Hurricane ♦ Privado
Mar Jun 14, 2016 1:59 am por Invitado

» Give me an information #Robin
Mar Jun 14, 2016 1:58 am por Invitado

» Dance little liar ▲ Jax.
Lun Jun 13, 2016 11:18 pm por Fleure S. Cartier

» The Silence ▲ Privado.
Lun Jun 13, 2016 11:04 pm por Fleure S. Cartier

» The devil wears Prada ♦ Privado
Lun Jun 13, 2016 10:46 pm por Fleure S. Cartier

» love birds—priv.
Sáb Jun 11, 2016 5:33 pm por Invitado

» The moment has come ||Andrew
Vie Jun 10, 2016 1:49 am por Invitado


Ultraviolent Habits {Privado}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 12, 2016 6:25 pm

Ultraviolent Habits

Estatua Libertad, Mercado Negro· 13.00 pm

El hecho de que estuviese muerto no quería decir que no pudiese disfrutar de las mismas cosas que en vida hacía y es que el humano era un ser de costumbres arraigadas que -tras al comprobarlo con su propia existencia- trascendían las barreras de la vida y la muerte, permaneciendo estáticas entre una y otra sin la menor variación, a menos que fuese un caso particular y aislado lo cual le haría sentir más extraño de lo que ya era, de lo que fue siempre, en realidad.

Conocía Nueva York como la palma de su mano y es que las líneas divisorias de su mano se correspondían con algunas de las grandes vías de la ciudad, una especie de mapa para alguien que era metódico en la mayor parte de las cosas que hacía, pensamiento analítico y poco espontáneo pero con la gracia de la precisión y la inequívoca idea de tener la razón, de no errar, por sobre todo. No necesitaba realmente fingir tener una vida o trabajar debido a su atemporal existencia sin embargo volver a su antigua rutina como Enfermero solía permitirle pasar el tiempo libre que le quedaba pero más importante aún lo hacía para mantener un nexo con los vivos, vigilarlos y también obtener información que pudiese ser de su utilidad y es que aquella nunca escaseaba cuando otros como él abundaban por la ciudad.

Una muy importante parte de su ser se había materializado hace un tiempo ya y es que a pesar de tener los mismos ojos y estructura física que antes se sentía distinto, adepto para otras ocupaciones para las cuáles era particularmente bueno: Era un Nigromante, uno muy particular en realidad y es que se debía a su alineación, infrecuente entre los de su especie más eso no le importaba a él, tenía sus propios pensamientos y razones para ello por lo cual realmente no era una molestia, excepto cuando decidiese meterse en problemas, o en donde no le correspondiese.

Solía tomar los turnos nocturnos en el Hospital que trabajaba puesto que día solía transitar por el Mercado Negro, podría haberse instalado con una pequeña tienda como los demás sin embargo prefería ir de Nómade, trasladarse de un lado a otro y es que no había llegado a tal nivel de huraña para asentarse. Desde joven –y en vida-  se caracterizó por su independencia y la reacia actitud de no limitarse a un solo espectro o lugar por lo cual no debería ser sorpresivo que continuase con aquella filosofía. Claramente vendía objetos a cazadores sin embargo no se dedicaba a crear armas, pociones y amuletos para acabar con los miedos como todos los demás, al contrario solía emplear sus habilidades para dotar de propiedades particulares a los objetos que traía con él, de gran popularidad entre los cazadores de su misma alineación y que por tanto lo volvía alguien peligroso, una amenaza para los Hors de la luz.

Nadie realmente se metía con él y es que debido a la rareza propia de su elección y también al hecho de que era habilidoso e inteligente solía tener a los demás a raya, una especie de acuerdo silencioso donde respetaban su espacio personal y a cambio él también lo hacía. Esa era la primicia en si más no quería decir que siempre fuese algo lineal, podía variar de un momento a otro y eso no estaba en sus manos, al contrario era parte de lo impredecible que era la vida…o muerte, como fuese el caso. Como a diario, caminaba lentamente por el Mercado observando a su alrededor, su vestimenta era la clásica de un sujeto de su edad destacando tan sólo un maletín de cuero negro que colgaba de su mano donde transportaba sus artículos, aquel parecía un objeto ordinario y común sin embargo estaba condicionado para la tarea que desempeñaba, contando también con unos cuántos artificios que lo hacían imposible de abrir por mano de extraños, ni siquiera otro Nigromante podría y es que especialmente para la luz tenía una especie de cerrojo repelente, algo que había desarrollado celosamente. Unos cuántos pasos más le valieron para detenerse fuera de una tienda, si bien la había visto varias veces nunca se había percatado de lo que ofrecía más como un artesano más necesitaba materiales base y por lo que sus ojos le mostraban parecía albergar uno que otro de su interés y necesidad así que se encaminó cruzando el umbral y ya dejarse bañar por la luz que por lo alto se encontraba, bañando su cuerpo y dibujando una sombra en el piso, nada de eso importaba cuando mantenía la mirada fija en un estante y los objetos que allí se exhibían. Alargó una mano para sostener uno y tras repasarlo con sus dedos se decidió a llevarlo, junto a otros más de su predilección, tan sólo le faltaba pagar por ello lo cual era el paso a seguir si no fuese porque una nueva entidad se hacía presente por la puerta, obligándole a desviar la mirada en su dirección por mera curiosidad, en parte, claro está.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Mar 17, 2016 3:53 pm

Ultraviolent Habits

Lo que más le gustaba a Indigo del trabajo que realizaba era el horario tan flexible que manejaba; la mayoría de los Hors gustaban de realizar el mismo empleo —o lo más similar posible— que mantenían cuando aún vivían y ella, en cambio, se dedicaba a realizar algo que en vida jamás se hubiera planteado. En vida hubiera sido una persona muy diferente. El ferry que la llevó hasta la isla de la libertad se encontró más abarrotado que de costumbre; Nueva York nunca estaba libre de turistas, aunque pudo reconocer entre los pasajeros a varios Hors que seguramente, como ella, no iban por una foto con la renombrada estatua.

El sombrío ambiente subterráneo siempre se volvía más gélido durante los meses de invierno; Indigo se volvió a ajustar la bufanda alrededor de su delgado cuello mientras continuaba su delicado andar entre las tiendas, como si fuera una chica cualquiera en una tarde de compras por la quinta avenida, como si no fuera letal, aunque había mucha gente que la reconocería fácilmente. Un par de días atrás había hecho una lista de pociones y amuletos que le hacían falta; en ése momento repetía aquella misma lista dentro de su mente mientras observaba los brillantes colores de los que estaban hechos los atrapasueños detrás del aparador, sonrió para sí misma. Hacia mucho tiempo que sus sueños no eran corrompidos por pesadillas, aunque tal vez le pediría uno a su amiga por el simple placer de verlo colgado dentro de su habitación. Giró sobre sus talones para continuar su andar.

No había avanzado mucho cuando se encontró frente a la tienda que buscaba; en sus visitas anteriores le habían recomendado aquel lugar, por más extraño que le pareciera la publicidad que le hacían a la competencia. Abrió la puerta de la tienda, una campanilla anunció su llegada, y cruzó el umbral para adentrase.  

Le dedicó una amplia sonrisa al desgarbado dependiente y una un tanto menos efusiva al otro chico que ahí se encontraba. Dirigió su atención hacia el estante más próximo a ella, sin bajar la guardia se dispuso a curiosear entre los objetos que ahí se encontraban.  
©️


Off: Lamento el retraso y la falta de la promesa. Yo invito la pizza después. et
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Mar 22, 2016 2:52 pm

Ultraviolent Habits

Estatua Libertad, Mercado Negro· 13.00 pm

Si no fuese estrictamente necesario no se mezclaría con los demás, no compartiría espacio y movería elegantemente su cuerpo para evitar el contacto con otros y es que siempre había atesorado su espacio personal, aquella barrera que había erigido en su adolescencia y que tenía la capacidad de repeler a cuánto se le acercase, cumpliendo al pie de la letra la misión por la cual la había formulado. Claro está todo esto se trataba de una metáfora, algo simbólico donde aquella barrera no existía más allá de los confines de su mente, el lugar más seguro y resguardado de sí mismo donde solía retraerse bastante por algo de paz, o más bien, protección.

Aunque quisiera retraerse en su propio ser no encontraría allí los elementos que se hacían prácticamente indispensables para continuar con sus proyectos, razón por la cual el asistir al Mercado Negro era su única opción, no es como que tuviese otra, considerando que raíces, plantas y otros elementos no crecían en el Bosque naturalmente. Llegó a una tienda a la cual tenía en vista desde hace un tiempo, jamás había entrado por no necesitar elementos tan específicos sin embargo en esta ocasión las cosas eran diferentes, más elaboradas, por lo tanto, más complicadas lo cual requería un abastecimiento suficiente, adecuado idealmente.

Tras evaluar uno que otro objeto, seleccionar los más aptos e inclusive encontrar otros que quería sin tenerlo claro de antes se dispuso a pagar y retirarse, una compra rápida e indolora con el fin de dejar el lugar y no prolongar su presencia sin una buena razón. Tenía un plan en su mente sin embargo no podía controlar el espacio y tiempo por lo cual todo se limitaba a un mero trazo, un delirio en el peor de los casos como lo comprobó cuando la campanilla de la tienda sonó evidenciando la presencia de alguien más, normalmente no le daría importancia a pesar de tan sólo encontrarse el dueño y él más en esta ocasión ignorar el brillo que emanaba de la nueva presencia era algo que no podía evitar, a menos que fuese ciego y aquello no sucedía, aún. Decidió ignorarla en cuánto a mantener la vista sobre ella sin embargo eso no quería decir que se olvidase de ella, y ella era una chica rubia que jamás había visto, aunque no es como que conociera a todas las personas, al contrario, ignoraba al mundo por igual por lo cual no debería ser una novedad su falta de conocimiento.

Tomó una vela de color carmín con algunas inscripciones y la pasó de una mano hacia otra evaluando la constitución de la misma, tras unos segundos la dejó donde estaba por considerarla inferior a sus propósitos; sus ojos barrieron el estante en busca de alguna más adecuada sin embargo todas se veían de la misma manera por lo cual decidió prescindir de ellas, o bien no, cuando tras moverse un poco enfocó en el extremo opuesto donde otros ejemplares se encontraban, posiblemente tendría suerte allí. Caminó hacia el lugar sin problema alguno, más no esperaba que la chica se encontrase bloqueando su rango de visión y es que la tienda no era tan pequeña para que tuviesen que toparse, claro está, las coincidencias siempre existían, supuestamente-Necesito algo del estante, ¿Podrías darme permiso?-aventuró detrás de la chica, para aquel instante consideraba que no debería ser una sorpresa la cercanía entre ambos sin embargo si no fuese necesario no estaría así, ni mucho menos interactuando o recurriendo a los modales que sabía en su actual mundo eran prescindibles.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Abr 05, 2016 5:17 pm

Ultraviolent Habits

Rebuscó entre los escaparates, ¿qué aquellas no son velas de babilonia? Apenas la pregunta cruzó por su mente la respuesta la siguió. No, las velas de babilonia tenían tonalidades más oscuras y no se vendían por montones en cualquier negocio; eran pertenecientes a la magia más rara y antigua, difíciles de encontrar a menos que conocieras a la gente adecuada, a Indigo le había costado su trabajo el conseguir un par cada vez que las necesitaba. Probablemente aquel chico buscara lo mismo pero lo dudaba; cualquiera con dos dedos de frente y que ya tuviera sus varios meses, sino es que años, como hor sabría a simple vista que no eran originales. En fin, la rubia simplemente especulaba, tal vez busca velas para rituales satánicos, uno ya ni sabe hoy en día. Su pensamiento rayaba en la sátira, más para tranquilizarse a sí misma que a otra cosa. Dejó de prestarle atención al chico en cuestión de segundos, mientras todo aquel embrollo mental se llevaba a cabo, y fijó su vista en los ejemplares que tenía frente a ella y de los cuáles también dudaba su procedencia, ¿por qué había entrado ahí desde un inicio? Regresó al estante las pequeñas piedras que había tomado justo antes de que una voz la hiciera girarse. —No hay problema. —una sonrisa amable se hizo presente en su rostro, más por apariencia que por cortesía.

Quería curiosear un poco más, tal vez, ¿por qué no? Pero algo dentro de ella, esa sensación extraña que se apodera de tu pecho cuando algo va mal como si ella fuese la presa del tiburón de Jaws y de fondo se encontrara la icónica música que anunciaba su fin, le decía que lo mejor era salir de ahí. Escuchó en ése momento el tintineo de la campanilla de entrada, su vista se giró hacia el lugar de salida para ver a un par de hors entrando; de ropajes oscuros y desgarbados, además de poseedores de una mirada de maniáticos, sin duda sin interés en dar alguna buena impresión. No pasaron ni dos minutos antes de que sacaran un par de armas, de manera amenazante. —Esto tiene que ser una broma. —murmuró por lo bajo.
©


Off: TE DEBO DOS PIZZAS FAMILIARES, ¿OKAY? OKAY.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Abr 08, 2016 1:16 pm

Ultraviolent Habits

Estatua Libertad, Mercado Negro· 13.00 pm

Comenzaba a dudar de lo que había escuchado acerca de aquella tienda, no le parecía tan maravillosa como los comentarios decían y tampoco es que fuese acogedora, aunque sinceramente lo último no le importaba. Estaba perdiendo tiempo y todo por una mísera vela la cual no constituía un bien tan importante o preciado, es más, podría prescindir de una ya que no era una necesidad sin embargo al fijarse en que existía un stock de aquellas aprovecharía la oportunidad.

Tras preguntarle a la chica si le daba permiso para acercarse al estante que bloqueaba con su cuerpo decidió que tan sólo tomaría un par y se retiraría del lugar ya que no estaba de ánimos para seguir con las compras…claro está nunca lo estaba realmente sino que lo hacía por necesidad en el mayor de los casos, otros por proveerse y estar preparado. –Gracias-aventuró sin llegar a mostrar la gratitud del todo en el rostro-tras tener el camino libre tomó un ejemplar y lo analizó con sus dedos, fijándose en las inscripciones, el peso, el material, hasta el color que poseía puesto que todo significaba algo a lo cual no podía quitarle importancia. Unos cuántos minutos de deliberación le significaron tomar un par más para completar la cantidad que iba a llevar, tan sólo restaba girarse y dar el dinero por ello para salir del lugar y volver a la comodidad y quietud propia de su departamento.

Ese era su plan, su camino, lo que debería hacer en tan sólo unos segundos sin embargo al parecer tan sólo sería una idea y no algo que se concretaría. La campana de la entrada hizo su anuncio estruendoso avisando de la presencia de alguien nuevo en el lugar, por inercia, dado que no le interesaban las demás personas, osciló la mirada en aquella dirección para fijarse en dos Hors de un tamaño físico no menor y con una apariencia que dejaba mucho que desear, no había que ser un genio para darse cuenta de que pertenecían a la Oscuridad y de que sus intenciones no eran las mejores dado el rostro que poseían. ¿Acaso él se vería así?, lo dudaba, no por estar alineado en aquel bando tendría que parecer una patética imitación de Jack Torrance en el filme El Resplandor de Stephen King. Les observó con cierto desdén, al menos si se fijaban en él tendrían algo en común aunque dudaba de que fuese importante para ellos. Miró a la chica cuando las armas aparecieron, un asalto no le parecía lo más inteligente pero no era nadie para juzgar lo que otros hacían, menos cuando no le importaba y es que para Wilhelm mucho había dejado de tener relevancia en su nueva realidad-No hagas nada-le advirtió mirándola fijamente, no era asunto de ninguno lo que sucedería en aquel lugar, por su parte compraría las velas y se marcharía sin novedad, como si nada estuviese sucediendo, claro está si la chica no hacía algo para alterar aún más la situación-A menos que desees todo un espectáculo-agregó mirando a los sujetos, podía leer sus intenciones las cuales eran claras, el resto era cosa de unir puntos.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Abr 27, 2016 11:14 am

Ultraviolent Habits

Monotonía; a lo largo de aquellos más de tres siglos Indigo no se podía quejar de llevar una vida aburrida, carente de sentido o basada en las mismas actividades día con día que le podían conferir cierto grado de locura, ¿quién no se cansaría de vivir por tanto tiempo sin tener algún propósito? Ya fuera por decisión propia o por azares del destino la rubia siempre lograba inmiscuirse en alguna situación que le proporcionaba adrenalina a su día y al parecer aquella vez no habría excepción. Frunció el ceño en dirección al chico con quien previamente había interactuado, ¿quién era? Sonrió de medio lado antes de regresar su atención al par de bandidos. —El espectáculo vino a ti, no te dejó opción. —se encogió ligeramente de hombros, en un gesto que podría parecer infantil, antes de llevar su mano hacia la cadena plateada que colgaba de su cuello. El par de cuchillas aparecieron apenas un instante después, transformándose de lo que hacia unos segundos no había sido más allá de un pequeño dije.

Sonrío de medio lado cuando el hor más corpulento de aquel par se acercó en su dirección sosteniendo una enorme hacha, acorde con su complexión aquello le pareció incluso divertido. —Todavía estás a tiempo de huir. —le dedicó una mirada de reojo al chico cerca de ella, no sabría decir si también era cazador, si era un nigromante o simplemente ninguna de aquellas opciones pero sabía que no podía juzgar a nadie por sus apariencias. Si se las apañaba podría llegar hasta la puerta de entrada, aprovechando que Indigo se encontraría ocupada encargándose de uno de ellos mientras que el otro parecía dedicarle más atención al dependiente.

Se movió con agilidad para rodear al que utilizaba el hacha antes de que el ataque que le había dirigido llegara a golpearla, elevó su pierna con rapidez para darle una patada en el torso lo cual apenas y lo inmutó pero al menos logró distraerlo por un par de segundos, tiempo que la rubia aprovechó para volver a atacar, movió sus manos para realizar diversos cortes con sus cuchillas que su contrincante pareció sufrir antes volver a arremeter con otra patada, que esta vez logró desbalancearlo y hacer que terminara sobre uno de los escaparates. El local ahora se encontraba desordenado, la mayoría de los productos que ahí se vendían estaban desperdigados por el suelo aunque al dueño aquello era lo que menos prioridad tenía en aquel momento.
©️



Off: Feeling like a ninja.


Última edición por Indigo W. Hadley el Miér Abr 27, 2016 1:49 pm, editado 2 veces
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Muerte el Miér Abr 27, 2016 11:14 am
El miembro 'Indigo W. Hadley' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Acierto/ Fallo' :


--------------------------------

#2 'Daño' :



Master
Ghosts are real. This much I know. There are things that tie them to a place, very much like they do us. Some remain tethered to a patch of land, a time and date, the spilling of blood, a terrible crime. But there are others, others that hold on to an emotion, a drive, loss, revenge, or love. Those, they never go away.

Puntos : 341

Ver perfil de usuario
avatar
Master

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 06, 2016 4:08 pm

Ultraviolent Habits

Estatua Libertad, Mercado Negro· 13.00 pm

Ni siquiera en una tienda de aquel tipo podría sentirse relajado, el plan era comprar insumos para su trabajo y quizás una que otra cosa anexa que pudiese encontrar interesante. Esa era la idea, una transacción fácil sin grandes problemas ni cosas que agregar, quería creer que sería todo excesivamente ordinario más lo había dejado de ser en el momento en que la chica había entrado al lugar. Ya de por sí traía problemas consigo al ser un Hors de la luz, contradictoria a la naturaleza propia de él, en cuanto a pensamientos y otros aspectos. Tras el segundo sonido de la campana en la puerta se encontraban dos Hors de la oscuridad que esperaba atracar la tienda, algo que no podía importarle menos a excepción de no verse involucrado en ello. Odiaba todo lo contrario al silencio y el letargo.

Wilhelm actuaba como alguien que estuviese operado de los nervios o careciese de emociones y en gran parte lo último se acercaba bastante a la verdad sin embargo también tenía que ver a que había adoptado matices de la personalidad de su mentora para sí: aquel aire sosegado, una mirada fría, movimientos corporales escasos que denotaban impasibilidad pero también elegancia. Notó que la chica quería convertir la situación en un campo de batalla por lo cual le había sugerido que no lo hiciera, no podía ser peor para su actual aburrimiento-Siempre hay opciones, sólo tienes que pensar un poco-agregó en contestación a la chica quién obviamente le había ignorado. Observó sus movimientos y el hecho de que tuviese armas-Cazadora-agregó y suspiró con pesadez, esto se volvería todo un caos a su alrededor.

Fue un espectador más de aquel escándalo, por supuesto no se iba a involucrar ya que a pesar de saber luchar y defenderse eso era netamente algo que utilizaba cuando era estrictamente necesario y considerando que aquellos Hors eran de su mismo bando y que el azabache no se había inmutado por su presencia no tenía preocupación alguna. –No he comprado lo que necesito, esperaré-dijo con un dejo de ironía más su tono era sosegado y neutro. Acto seguido, se movió hacia una esquina donde se apoyó en la pared y se cruzó de brazos esperando que la situación se resolviese de la forma que fuese necesario, si era necesario esquivar algo estaba preparado más de mirarle parecía una estatua del lugar y no una persona. No era la primera vez que veía a un cazador luchar por ello no era interesante a la vista, aunque si captaba su atención los Hors quiénes parecían bastante dispuesto a ponerla en su lugar, no los conocía pero eso no quería decir que de verdad fuese así, aquellas orbes casi traslúcidas habían visto a muchas cazadores ya que era uno de los principales benefactores de armas en el mercado negro más él se limitaba a vender sus productos y nada más. –Detrás de ti- aventuró en respuesta a la chica mientras el otro Hors, el que no había estado en acción se unió a la escena, aventurado un mazo que era bastante adecuado para su tamaño, menor al otro pero aun así elevado con respecto a la chica. Suspiró y tanteó una repisa a su lado, donde tomó un par de frascos de vidrio que contenían líquidos de colores, los miró por unos segundos y luego se decidió por uno el cual lanzó al Hors que iba por la espalda de la chica, impactando contra su cuerpo, aquella era una poción de Bastet.
©
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 18, 2016 4:48 am

Ultraviolent Habits

La intención de Indigo distaba mucho de convertir aquel encuentro en alguna suerte de homicidio; ella no era ninguna asesina por más que a lo largo de las décadas hubiera matado a varios hors aunque aquello lo había hecho siempre en defensa propia, el atacar a alguien más por el simple placer de matar no era algo que ella hiciera, ni pensaba hacer en el futuro. Al menos eso creía de momento, nunca se había replanteado cambiar sus ideales. No importaba, ni siquiera, que aquellos actos pudieran brindarle largos meses más de existencia, claro que tampoco era que los necesitara puesto que su temporizador aún marcaba un par de décadas más en las que la rubia podía seguir buscando aquel asunto que la ataba a este mundo. A veces pensaba que nunca podría encontrarlo, sino lo había hecho en tres siglos, ¿por qué lo haría ahora?

Se permitió relajarse por apenas un momento mientras observaba, y se cercioraba, de cómo el hor que había atacado se mantenía en el piso, viendo fluir lentamente el preciado líquido de la vida; los cortes que le había hecho eran profundos y el hecho de estar portando un arma marcada por nigromantes aseguraba que sus heridas tardaran en sanar mucho más de lo que debían. Una media sonrisa se dibujaba en el rostro de la americana justo cuando escuchó la advertencia del chico que momentos antes había estado junto a ella. Volvió a sujetar con firmeza las cuchillas en su mano, había girado su cabeza hacia el hor que ahora se encontraba detrás de ella y observó el momento en el que la poción se estampaba contra su fornido cuerpo y éste comenzaba; la sonrisa en su rostro se ensanchó al ver cómo sus movimientos se volvían lentos en exceso.

Se disponía a atacarlo cuando sintió cómo tiraban con fuerza de ella por su espalda, al parecer el otro atacante se había recuperado más pronto de lo esperado, o al menos se había puesto de pie a muy duras penas, y había logrado levantar el cuerpo de la rubia con suma facilidad para azotarla contra un escaparate. Su rostro se surcó con un par de cortes y uno de sus cuchillos había ido a parar lejos de ella. Maldita sea.
©



Última edición por Indigo W. Hadley el Miér Mayo 18, 2016 4:53 am, editado 2 veces
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Muerte el Miér Mayo 18, 2016 4:48 am
El miembro 'Indigo W. Hadley' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Acierto/ Fallo' :


--------------------------------

#2 'Daño' :



Master
Ghosts are real. This much I know. There are things that tie them to a place, very much like they do us. Some remain tethered to a patch of land, a time and date, the spilling of blood, a terrible crime. But there are others, others that hold on to an emotion, a drive, loss, revenge, or love. Those, they never go away.

Puntos : 341

Ver perfil de usuario
avatar
Master

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.